Trending 


¿Legalizar la venta y el consumo de la marihuana?

La legalización de la marihuana es motivo de debate. Mientras para algunas personas es conveniente, para otras no. La consideración del cannabis –sustancia de la marihuana- como una droga menor y su comparación con otras sustancias como el alcohol o el tabaco, constituyen dos motivos fundamentados para restarle importancia a las consecuencias que su uso pueda tener. Saber más sobre sus efectos aporta más información a la hora de posicionarse sobre su posible regulación.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/33111/apoyar-legalizacion-regulacion-comercio-cannabis"]

cannabis-364565_640cannabis-364565_640En muchos países se permite el consumo de la marihuana por prescripción médica. Los efectos que esta planta produce en el organismo son beneficiosos en casos concretos. Su capacidad para disipar dolores en enfermedades como la esclerosis múltiple, o en pacientes terminales de cáncer o alguna otra patología grave, la convierten en un gran aliado contra el sufrimiento. Por otra parte, la comunidad científica, una vez comprobados sus beneficios médicos, también ha determinado el peligro de sus efectos secundarios y adictivos. El relax y bienestar que en principio provoca esconde grandes peligros ya que puede desencadenar  arritmias cardíacas, taquicardia, desorientación y descoordinación física. Y no acaban aquí los problemas porque hay ocasiones en que aparece un cuadro depresivo o de somnolencia, previo a un ataque de pánico o ansiedad.

A parte de sus usos y efectos, el cultivo y venta del cannabis mueven mucho dinero. Narcotraficantes de todo el mundo viven de ello y el crimen organizado se beneficia de este negocio. ¿Si se legalizara se acabaría con la actividad delictiva que le rodea? Y, ¿sí así fuera, aumentarían los consumidores? Probablemente ocurrirían ambas cosas. Una buena y otra muy mala, teniendo en cuenta los efectos dañinos para la salud que, está demostrado, acarrea su uso.

La polémica sobre su liberalización está servida.

 Y tú, ¿qué opinas?

Por María Font

 

RELACIONADOS