Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Lecce: la Florencia del Sur

Uno de los problemas de Italia es que es toda entera tan bonita, que nos conformamos con visitar las típicas (y no por ello menos bellas) zonas o nombres de ciudades que nos suenan como Roma, Venecia, Florencia, la Toscana en sí, Torino… Pues no, Italia no se acaba aquí, y ya es hora de que seamos un poco más aventureros sino intrépidos a la hora de sumergirnos en su cultura.

Una de las cosas más curiosas además de no casuales -al compartir el mediterráneo quizás-, es ese paralelismo de cultura de gente entre la zona del sur y la del norte de Italia con la de España. Me explico.

puglia 1Mientras que en el norte nos encontramos con gente más cerrada, en ningún caso antipática claro, pero más reservada o cautelosa, la parte del sur de Italia, como la de España, solo significa una fiesta y jolgorio constante. Las gentes italianas sureñas gozan de una simpatía vital desbordante además de una sinvergonzonería extrema. Son naturales, cercanas, graciosas y alegres, de esas que no tendrán ningún problema en intentar entenderte en caso de que seas extranjero y, en caso de que lo consigan, te recomendarán las mejores ‘trattorias’ típicas de la zona o cualquier actividad interesante.

 

sim-415525_remaq_1000x692

La Puglia/Apulia, región donde se encuentra Lecce, goza de un aire realmente inspirador. Si tenéis mono de playas paradisíacas, ya no hace falta que os compréis el billete –junto con un ojo de la cara- al caribe, con ir al sur de Italia te puedes quedar más que satisfecho. La Puglia ocupa lo que sería el tacón de la bota y un poco más de territorio norte, y Lecce se encuentra en la punta de la punta (de ese tacón), cosa que me harté de decir orgullosa cuando alguien me preguntaba ‘¿a dónde has ido? ¿weeeing?’. La zona está llena de preciosas e históricas ciudades, algunas colonias españolas de antaño. Gallipoli, Sant Maria de Leuca (la punta de verdad), Taranto, Otranto desde donde, si hace un día muy limpio y despejado, dicen que se puede llegar a vislumbrar Albania a lo lejos.

 

foto_92_1Pero, entrando ya en materia, a donde quería llegar yo: la ciudad de Lecce. Fonéticamente ‘leche’, y no, su nombre tampoco debe ser casual, porque todo lo que puedas vivir allí ¡será sin duda la ‘leche’! Esta ciudad de casi 90.000 habitantes tiene un casco antiguo con el que cualquier historiador se quedaría sin aliento. La plaza central de la ciudad, Piazza San Oronzo, se presenta con un anfiteatro romano súper bien conservado a unos metros bajo tierra, eso significa que desde arriba, a pie de calle, la vista es espectacular, y más cuando llega la noche y toda la ciudad se ilumina. Pero es que es ponerte a andar en una dirección o en otra, hacia Porta Rudiae o Porta Cesarea (arcos de triunfo), y encontrarse una tras otra, tras otra, tras otra iglesias de un barroco estremecedor. Pues sí, por alguna razón la llaman la Florencia del Sur, y es porque tanto su deslumbrante Catedral de Lecce como la Basílica de la Santa Croce (como las más de 20 iglesias que encontrarás en menos de 500 metros a la rotonda) son de una belleza abrumadora. Además, la ciudad destaca por su mármol claro, a diferencia de muchos adoquinados y paredes, como podría ser el de Nápoles, el mármol de Lecce es claro y eso aporta una luminosidad y belleza aún más impactante, si cabe. Una mención especial a la preciosa Piazza Duomo cuya iluminación nocturna podría inspirar a cualquiera.

Puglia_Lecce1_tango7174

Así que ya sabes, si te gusta el arte, la arquitectura, el buen rollo, la tranquilidad, la historia, las playas, (¡la fiesta! porque hay mucha, pero no debería enrollarme más), etc. un viaje en caravana (o de hotel) a esta zona de Italia se puede convertir en ese viaje que nunca pensaste y te sorprendió más de lo que pensabas.

RELACIONADOS