Economía y Empresa 


Lean Manufacturing: ya sé lo que es pero ¿cómo se aplica? (I)

Como hemos visto en otros artículos de QAH, existen muchas definiciones del concepto Lean Manufacturing (LM). Podemos considerarlo como un modelo de gestión, un sistema de mejora continua o incluso toda una filosofía empresarial. En esta serie de artículos vamos a explicar su aplicación en sistemas de producción a través de un conjunto de métodos, herramientas y técnicas ordenadas según su grado de complejidad.

Lean Manufacturing: ya sé lo que es pero ¿cómo se aplica?

Lean Manufacturing: ya sé lo que es pero ¿cómo se aplica?

Para ser prácticos, vamos a considerar LM como “una forma de hacer las cosas” que tiene por objetivo la eliminación del desperdicio, entendiendo desperdicio como toda acción o elemento que no aporta valor al producto o servicio final por la que el cliente no está dispuesto a pagar. Empezaremos describiendo las herramientas y técnicas que, por su sencillez y capacidad para generar mejoras rápidamente, son aplicables a cualquier sector, empresa, producto o servicio.

El punto de partida es representar nuestro mapa del flujo del valor (value stream mapping), que permite analizar los movimientos de materiales e información a través de nuestro sistema de producción mediante una representación gráfica de los diferentes procesos que lo forman. Su aplicación es fundamental para identificar los ocho tipos de desperdicio en los que podemos incurrir: sobreproducción, tiempo de espera, transporte, exceso de procesado, inventario, movimiento de material, defectos y potencial humano subutilizado. Para optimizar su utilidad, deben seguirse los siguientes pasos:

Mapa del flujo de valor (ejemplo)

Mapa del flujo de valor (ejemplo)

  1. Representar el mapa actual.
  2. Identificar desperdicios.
  3. Dibujar el mapa futuro eliminando desperdicios.
  4. Implementar un plan de acciones para alcanzar la situación objetivo.

Una vez tenemos clara nuestra meta, un método muy intuitivo y potente para alcanzarla es el de las 5S, ya que se basa en la aplicación de buenas prácticas en el entorno de trabajo. Su nombre procede de las iniciales en japonés de los términos que lo componen:

  • Seiri: clasificación.
  • Seiton: orden.
  • Seiso: limpieza.
  • Seiketsu: estandarización.
  • Shitsuke: disciplina.

En ¿qué son las 5S? podéis encontrar una descripción con más detalle de estos conceptos.

La estandarización es una técnica muy efectiva que agrupa las tres primeras “S” llevándolas a un nivel superior. Un estándar es una descripción escrita, gráfica, simple y clara de los mejores métodos, materiales, personas o máquinas para producir de manera rápida, barata y con altos niveles de calidad. Estos son los pasos para su aplicación:

  1. Definir el estándar partiendo de las condiciones iniciales.
  2. Proponer mejoras y aplicarlas.
  3. Verificar sus efectos.
  4. Consolidarlas como nuevo estándar.

Estandarizar permite obtener una metodología optimizada de trabajo basada en las propuestas de los operarios más expertos con el fin de extenderla a todo el proceso productivo, generando un efecto motivador y de incremento de la disciplina. Es necesario tener presente que la mejora continua es un ciclo: los estándares se crean para mejorarlos. En este vídeo podéis conocer la importancia de estandarizar:

http://youtu.be/Dh4VCvenQo0

Podríamos decir que todo lo visto hasta ahora es de sentido común, la clave está en aplicarlo de forma activa, rigurosa, metodológica, controlada y documentada. En próximos artículos aprenderemos otras técnicas más complejas. ¿Se os ocurre alguna otra iniciativa que, por su sencillez, podría encajar en esta primera fase de implantación de LM?

Más información | Blog de Renault Consulting, Lean Manufacturing en Español.

Imágenes | GalleryHip, Wikipedia, CDI Consultoría.

Vídeo | Why use standard work in your Lean journey?

En QAH | Lean Management y Lean Government, ¿Qué es el Lean Manufacturing? Concepto e implantación, Lean, una filosofía empresarial en auge.

RELACIONADOS