Economía y Empresa 


Las tarjetas opacas de Caja Madrid

Ya son varios los días en los en cada telediario se habla sobre Caja Madrid, y es que el revuelo mediático en el que se encuentra sumida Bankia ha sido de tal magnitud que ha provocado la dimisión de diez de los mayores saqueadores que dicha entidad haya podido tener, entre los cuales se encuentran Ildefonso Sánchez Barcoj, ex director general de Caja Madrid y la mente astuta de todo este entramado, o Fernando Serrano Antón, vocal del Tribunal Económico-Administrativo Municipal de Madrid, entre otros.  El motivo esencial de esta situación es el uso que éstos han realizado de las conocidas “tarjetas opacas” o tarjetas “b”,  pero realmente ¿qué son las tarjetas fantasma?.

Podemos decir que se trata de tarjetas similares a las de débito o crédito, ya que ejercen la misma función, pero con un componente ficticio, lo que quiere decir, que el dinero que con ellas se obtenía se cargaba a aquellas cuentas consideradas como errores de los servidores informáticos.  Así, en total los  usuarios han logrado atribuir a sus enormes bolsillos, la módica cantidad de 15,2 millones de euros. Lo que resulta aún más escandaloso teniendo en cuenta que Caja Madrid es una entidad que previamente ha sido rescatada con dinero público, o lo que es lo mismo, con el dinero de todos los españoles. Por lo que se puede decir , que los ciudadanos han contribuido a mejorar la calidad de vida de estos ladrones de guante blanco. Pero, con todo el dinero que de por sí han ganado, en ¿qué han

Gráfico que representa a que acciones se ha destinado parte de esos 15,2 millones de euros.

Gráfico que representa a que acciones se ha destinado parte de esos 15,2 millones de euros.

invertido toda esta fortuna?  El desglose es el siguiente:

– 3 millones  de  € en restaurantes.

– 2,5 millones de € en viajes y estancias hoteleras.

– 2,1 millones €  en efectivo, sacados del propio banco.

– 0,6 millones de € desinados a la compra de vestimenta.

 

En definitiva, un suma y sigue de compras de las que estos señores se han ido beneficiando a lo largo de 10 años, sin tener en cuenta, que a su vez contaban con tarjetas propias para la cubrir todos sus gastos de representación.

Al parecer tras este tumulto, ha llegado la hora del remordimiento y algunos a pesar de considerar  dichas tarjetas legales, han decidido devolver parte del dinero a la Fundación de Caja Madrid. Lo que queda claro es que el que no corre vuela, y el que no, roba.

 

Vía| El diario

Más información| La Sexta, Al rojo vivo

Imagen| Hosteltur

En QAH| ¿Qué ha pasado con Bankia? (I)

Vídeo| YouTube: El fraude de las tarjetas opacas en Caja Madrid

 

RELACIONADOS