Jurídico 


Las relaciones entre la libertad de testar y la planificación sucesoria de las empresas

Cómo las concepciones económicas de la sociedad influyen en la elaboración de normas y viceversa, cómo la propia actividad económica se ve condicionada por las reglas jurídicas con las que tiene que trabajar han sido muy estudiadas por el Análisis Económico del Derecho.

En el marco de las sucesiones de empresas sucede lo mismo. La cuestión es fundamental si tenemos en cuenta que en España la pequeña y mediana empresa se impone por goleada, y si ahondamos en el carácter familiar de la misma: la propiedad de las acciones, participaciones, etc. pertenece a una familia, aunque la entendamos de forma extensa, también la gestión y además, se trata de empresas implantadas y que tienen vocación de continuidad.

En nuestro ordenamiento, el derecho sucesorio forma parte del Derecho civil, y por ende, el que se aplique a cada persona depende de la vecindad civil, pudiendo ser de aplicación el Derecho civil común (el del Código Civil), o bien los Derechos Forales de Galicia, Navarra, País Vasco, Aragón, Cataluña y Baleares.

El marco característico del Derecho civil común es la preeminencia del testamento personalísimo como motor de la sucesión, es decir, no se admiten ni fiducias o pactos sucesorios, ni tampoco testamentos mancomunados (otorgados por dos personas); mientras que con diferencias pero los Derechos Forales sí suelen permitir testar mancomunadamente, y otorgar pactos sucesorios. Entiéndase por pacto sucesorio la ordenación de los bienes no en un acto unipersonal y unilateral como el testamento, sino en un acto “contractual” entre el otorgante y los futuros herederos, que puede permitir más flexibilidad puesto que puede darse una entrega de bienes antes de la muerte.

Además tenemos que tener en cuenta el sistema de legítimas, mucho más rígido en el Código Civil que limita la libertad de testar en mayor medida que los ordenamientos forales.

Parece por ende, que la libertad del empresario, del titular de la empresa o explotación es mayor en unos territorios que en otros, puede distribuir según Derecho Foral el patrimonio con mayor libertad, en diferentes instrumentos, etc. Hace un tiempo nacieron los protocolos familiares (inscribibles dentro de los estatutos de la sociedad) como mecanismo de solución de éstos conflictos. También la reforma del año 2003 del Código Civil permitió que la partición de una herencia se pudiese realizar teniendo en cuenta la indivisión de una empresa o explotación.

De todos modos, la batalla jurídica lleva ya un tiempo presente y continuará en el futuro, existen fuertes corrientes a favor de aumentar la libertad de testar. En ese caso las planificaciones sucesorios jugarán con unas reglas de juego desconocidas hasta ahora.

Vía IusNegotium

Más en QAH Sucesión en empresa familia I Sucesion en la empresa familiar II Sucesion en la empresa familiar III

RELACIONADOS