Jurídico, Uncategorized 


Las redes sociales, el escondite de la publicidad encubierta

A todos nos sonarán mensajes como: “¡Qué jersey tan #cozy!”, “!Siempre perfecta con mis gafas #moho!”, “#Chilling en este #beauty #perfect #Hotel***”, “#Increible #experiencia #trendy #gastro tomando unos #veggie #juicedetox”, “#muynice #picoftheday -junto a foto selfie donde se ve la marca-“, “I (corazón) (corazón) estas (tacón rojo)(tacón rojo)(tacón rojo) de la #tienda #colorgrey (flamenca dando palmas)”.

Las redes sociales, el escondite perfecto para la publicidad oculta.

Las redes sociales, el escondite de la publicidad encubierta.

Muchos hashtags pero a todos estos mensajes que inundan nuestros timeline les falta incluir el más importante, el de #Publicidad o #Publi. Las redes sociales se han convertido en el escaparate perfecto de las marcas pero no sólo a través de sus cuentas oficiales o enlaces patrocinados sino mediante las “celébritis”. No hay celebridad que se precie que no  sea blogger,  tenga Twitter, Instagram o Facebook usando en ocasiones estas plataformas para  dar a conocer productos bajo contratos publicitarios. El problema surge cuando estos mensajes publicitarios se muestran junto a otros de carácter personal o privado, no siendo el destinatario capaz de distinguir cuándo está ante una publicidad y cuándo ante una información.

La ley es bastante clara en este sentido, se considera publicidad engañosa aquella que de cualquier manera pueda inducir a error en sus destinatarios. La publicidad encubierta es un subtipo de publicidad engañosa ya que induce a error en el destinatario del producto no por el contenido del mensaje sino por la forma en la que éste se presenta, porque no le es posible reconocer que ciertamente es una publicidad otorgándole así más credibilidad. El principio de información es esencial en la publicidad vulnerándose máxime cuando, como en estos casos, el destinatario cree estar ante una recomendación personal fruto de su experiencia como sujeto ajeno a la marca, y no ante una actividad publicitaria vinculada al anunciante.

En el caso de las comunicaciones comerciales electrónicas, donde se enmarcan las realizadas a través de las redes sociales, la ley establece que al principio del mensaje se incluirá la palabra publicidad o su abreviatura publi. Bastaría con incluir alguna de estas fórmulas para no incurrir en publicidad ilícita.

Existen escasos precedentes en la jurisprudencia española, no así en otros países como Estados Unidos o Inglaterra por ejemplo, donde se haya llamado la atención por estas prácticas publicitarias abusivas. Sin embargo, no por ello las marcas deben bajar la guardia ya que es una cuestión suficientemente regulada en el ordenamiento jurídico.

Después de esto, ¿Seguís pensando que el famoso “selfie” de los Oscars era el suceso más espontáneo de la gala?.

 

Vía| Expansión

Más información| Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, Ley 34/1988 de 11 de noviembre, General de Publicidad 

Imagen| Nuria Roca, Selfie Oscars

En Qah| Redes Sociales

 

RELACIONADOS