Jurídico 


Las parejas de hecho: algunos aspectos fiscales

La gente conoce, en mayor o menor medida, la institución jurídica del matrimonio y sus efectos. Sin embargo, existe otra figura no tan conocida pero que se asimila bastante  a aquella: la pareja de hecho. Y esto, ¿qué es exactamente?

La pareja de hecho es la unión de dos personas en una relación de afectividad análoga a la del matrimonio. En este artículo trataré de arrojar un poco de luz sobre esta figura, al menos en lo que a la fiscalidad se refiere, pues su tratamiento en la ley está bastante disperso.

Cabe hablar en primer lugar del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En este sentido es necesario analizar si el concepto de pareja de hecho puede incluirse o no en el de “unidad familiar”,  pilar clave de la declaración de la renta y necesario para que los hijos de los declarantes sean incluidos en la misma a efectos de las deducciones o bonificaciones pertinentes. Y, en segundo lugar, ver si una pareja de hecho es susceptible de presentar una tributación conjunta.

Para aclarar estos puntos debemos leer el artículo 82 del Título IX de la Ley del IRPF, que establece quiénes podrán optar por la tributación conjunta:

  1. Podrán tributar conjuntamente las personas que formen parte de alguna de las siguientes modalidades de unidad familiar:

1.ª La integrada por los cónyuges no separados legalmente y, si los hubiera:

  1. a)Los hijos menores, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientes de éstos.
  2. b)Los hijos mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.

2.ª En los casos de separación legal, o cuando no existiera vínculo matrimonial, la formada por el padre o la madre y todos los hijos que convivan con uno u otro y que reúnan los requisitos a que se refiere la regla 1.ª de este artículo.

 2. Nadie podrá formar parte de dos unidades familiares al mismo tiempo.

3. La determinación de los miembros de la unidad familiar se realizará atendiendo a la situación existente a 31 de diciembre de cada año.

 parejas de hecho

Como vemos, la ley no acepta de forma expresa como unidad familiar la formada por una pareja de hecho y los hijos de ambos, sino que dicha unidad solo puede estar formada por un progenitor y los hijos que convivan con él, y esto teniendo en cuenta que no puede haber más de una unidad familiar.

 

Otro aspecto importante a analizar es el referido al Impuesto de Sucesiones y Donaciones. A modo de ejemplo, y hablando primero del matrimonio, vemos que la Comunidad de Madrid los cónyuges con hijos pueden deducirse hasta un 99% de la cuota del impuesto.

Pero, ¿qué ocurre con las parejas de hecho? La desigualdad con respecto a los matrimonios en este aspecto es fruto de una regulación múltiple, diferente en cada Comunidad Autónoma, careciendo de regulación estatal. Es por eso que las parejas de hecho quedan condicionadas en función de dónde tengan su residencia habitual. Así, los derechos sucesorios de estas se equiparan totalmente a las del matrimonio únicamente en Navarra, Baleares y País Vasco, mientras que en el resto podemos encontrar límites o restricciones de todo tipo.

En lo que se refiere al citado impuesto de sucesiones, por ejemplo, en Castilla y León y según el  Decreto Legislativo 1/2006, de 25 de mayo, de aprobación del texto Refundido de las Disposiciones legales de la Comunidad de Castilla y León en materia de tributos cedidos por el estado se aplicarán al sobreviviente de la pareja los beneficios fiscales del impuesto, siempre que los miembros de dicha pareja hubieran convivido de manera estable durante los dos años anteriores a la muerte de uno, salvo que haya hijos de ambos, en cuyo caso no existirá plazo.

 

Vía| Ley del IRPF Decreto Legislativo 1/2006, de 25 de mayo, Decreto Legislativo 1/2010 de 21 de octubreDecreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre

 

RELACIONADOS