Historia 


Las Órdenes Militares, la imagen de las Cruzadas

El episodio de las cruzadas se corresponde con el período de tiempo en el que se mantuvieron potencias cristianas latinas en el Levante mediterráneo. Este período va desde la toma de Jerusalén en 1099  hasta la caída de Acre en 1291.

Caballeros Cruzados en batalla

Caballeros Cruzados en batalla

Durante esta época se crearon una serie de estados cruzados que sufrieron una serie de problemas comunes a todos ellos. Problemas de división de los territorios y enfrentamientos entre ellos, la ausencia de una autoridad real desde la segunda mitad del XII y una  permanente falta de efectivos humanos.

Para resolver esta situación, se crearon las primeras Órdenes Militares. La primera de ellas fue la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en el año 1099 y poco después en 1104, la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén o Soberana Orden Militar de Malta.

Las Órdenes Militares fueron consideradas en la época como la institución cruzada por excelencia. Sus miembros eran la imagen del perfecto cruzado y estaban imbuidos del espíritu de la época, basado en la caballería y en el reconocimiento de la labor guerrera por parte de la Iglesia. Todas ellas debían tener la aprobación del Papa, previa solicitud de los interesados.

Se cree que  sus orígenes se fundamentan en los ribats islámicos y en las cofradías militares hispanas del siglo XI.

Caballero de Santiago

Caballero de Santiago

Como ya hemos comentado, la primera orden militar que se creó fue la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, modelo que sería imitado por las órdenes que se fueron creando posteriormente. Poco a poco aparecieron nuevas órdenes, pero muchas de ellas de carácter más territorial, no situadas en Tierra Santa, como las órdenes de Calatrava y Santiago en los reinos hispánicos, la Teutónica en Alemania o la de Aubrac en Francia. La famosa Orden del Temple fue creada en 1118, recibiendo la aprobación papal en 1120.

La labor fundamental de todas las Órdenes fue luchar contra los infieles, enemigos de la fe de Cristo. Aquellas que fueron  fundadas en Tierra Santa, además tenían la obligación de mantener los Santos Lugares en manos cristianas y proteger a los peregrinos que viajaban hasta allí.

La organización interna de la Órdenes Militares estaba basada en una estricta jerarquía encabezada por el Gran Maestre. Éste era elegido por el Consejo formado por trece freires, cuando se producía la muerte del antecesor.

De carácter local eran las Encomiendas, al frente de la cual estaba un comendador, que gobernaba sobre los miembros de dos ramas diferenciadas, la religiosa y la militar. La unión de varias encomiendas formaba un Maestrazgo.

Contaban con el apoyo de los denominados “familiares”, personas que no eran propiamente miembros de la orden aunque realizaban diversas tareas dentro de ella.

Castillo Templario  de Ponferrada

Castillo Templario de Ponferrada

Los miembros de las Órdenes Militares estaban obligados por tres votos de carácter monástico, de castidad, de pobreza y de obediencia. Estos monjes guerreros o freires, podían seguir dos tipos de regla, la agustiniana seguida por el Temple o Santiago, o la cisterciense seguida por la Orden de Calatrava. En el caso de Santiago contaban con la prebenda de la castidad conyugal, que les permitía estar casados.

Todas las encomiendas sitas en Europa, tenían la obligación de entregar un tercio de todos sus ingresos a la casa central de la Orden en Tierra Santa. Este movimiento de  capitales a través de Europa les ofreció la posibilidad de realizar labores de banca internacional, tareas que realizaron especialmente la Orden del Temple y la Hospitalaria de Jerusalén.

Las misiones más importantes que desarrollaron estas instituciones fueron las de carácter militar, al tratarse del único ejército permanente que existía en los reinos cristianos de la época. También realizaron tareas de asistencia a enfermos y peregrinos y uno de los papeles más importantes, la liberación de cautivos prisioneros de los sarracenos, habitualmente mediante el pago de rescates.

Otras labores de no menos relevancia fueron su intervención como agentes articuladores de los territorios dominados por la orden y hacer de intermediarios entre los reyes y los Papas.

Investidura de Alfonso XII como Gran Maestre de las Órdenes Militares

Investidura de Alfonso XII como Gran Maestre de las Órdenes Militares

Como hemos comentado anteriormente, participaron activamente en operaciones de banca internacional y en ocasiones realizaron préstamos a Papas y reyes. Esta última actividad fue la causa de su caída en desgracia y posterior desaparición de muchas de ellas, como por ejemplo la Orden del Temple en Francia e Inglaterra.

La mayoría de órdenes militares se fueron disolviendo al desaparecer los fundamentos de su existencia. Otras han pervivido hasta nuestros tiempos o han sido refundadas.

La más insigne de ellas es la Soberana Orden de Malta que sigue teniendo una consideración cuasi-estatal en las relaciones internacionales. En España perviven, por  ejemplo, las antiguas grandes órdenes como Santiago, Montesa, Calatrava o Alcántara, en Portugal, la Orden Militar de San Sebastián de la Flecha o la Orden de Cristo, en Inglaterra la Orden de San Jorge, etc.

La Orden de Malta sigue ejerciendo labores de ayuda a enfermos y refugiados, pero la mayoría de órdenes modernas realizan funciones de tipo benéfico y cultural y sus miembros suelen ser personas de familia noble o de cierta relevancia social o militar.

 

 

Vía| De Ayala Martínez, C.,Las órdenes militares en la Edad Media, 1998, ARCO LIBROS; Seward, D., Los monjes de la guerra: historia de las Órdenes Militares, 2004, EDHASA; Caro de Torres – Gonzales, F., Historia de las Ordenes Militares de Santiago, Calatrava, y Alcántara, Madrid

Más Información| De la Barca, P.C., Las órdenes militares, 2005, books.google.com; Ruano, EB., Las Órdenes Militares españolas y la idea de Cruzada, 1956,  Hispania: Revista española de historia

Imagen| Caballeros Cruzados; Caballero de Santiago; Castillo de Ponferrada; Investidura de Alfonso XII

En QAH| ¿Quiénes eran los templarios?

 

RELACIONADOS