Historia 


Las Murallas de Cáceres: Un Problema Cronológico

Lápidas romanas reutilizadas en las murallas de Cáceres

Lápidas romanas reutilizadas en las murallas de Cáceres

Sin duda alguna, la ciudad de Cáceres, antigua Norba Caesarina, tiene un origen romano, puesto que así lo atestiguan las fuentes escritas (Plinio), la epigrafía y, por supuesto, los numerosos hallazgos arqueológicos, tanto dentro como alrededor de la propia villa; el dilema reside en la interpretación arqueológica de sus murallas, es decir, el tiempo en el cual Cáceres levantó sus imponentes murallas.

La mayoría de las ciudades de fundación romana comienzan a levantar sus sistemas defensivos durante lo que los historiadores y arqueólogos hemos dado en llamar “crisis del Imperio Romano” en el siglo III d.C., cuando las tribus bárbaras comienzan a atravesar las fronteras del imperio; y hasta hace muy poco tiempo yo mismo pensaba que Cáceres y el origen de su sistema murado se enmarcan dentro de este tiempo; pero no es así puesto que parece ser que la muralla de Cáceres ofrece una serie de problemas cronológicos ya que el hallazgo de sillares romanos no implica necesariamente dicha cronología para toda la muralla puesto que sillares de este tipo aparecen diseminados y a diferentes alturas del muro, lo mismo que materiales arquitectónicos reaprovechados procedentes de edificios romanos.

Puerta del Río o Arco del Cristo se reconstruye en 1719

Puerta del Río o Arco del Cristo se reconstruye en 1719

Otra cuestión es la disposición de las torres que poseen similitudes tipológicas con las torres romanas ya que la tipología de torres albarranas o en ángulo difícilmente pueden considerarse de época romana, sino muy posteriores; lo mismo que tratar de justificar el origen romano de la puerta del río (Arco del Cristo) ya que hacia 1719 sabemos, a través de las Noticias Históricas del historiador y clérigo cacereño Simón Benito Boxoyo, que ésta se hallaba derruida y se estudió la conveniencia de volverla a poner en pie; por lo tanto, la presencia en dicha puerta de elementos constructivos de clara tipología romana no implica de modo necesario que los paramentos correspondan a la época romana.

Leovigildo, rey visigodo que mantuvo una guerra civil contra su hijo Hermenegildo.

Leovigildo, rey visigodo que mantuvo una guerra civil contra su hijo Hermenegildo.

Es por ello que según el pensamiento de Boxoyo convendría pensar que la construcción de las murallas defensivas de Cáceres procediese de épocas de conflictos bélicos generalizados y que afectaron a esta zona de Lusitania hacia el siglo VI d.C., durante los enfrentamientos del rey visigodo Leovigildo con algunas de sus ciudades y otras ciudades de la Baetica; es decir, estos enfrentamientos los encuadramos en la clave de la guerra civil con Hermenegildo entre el 582 y el 584 d.C.

Hermenegildo, hijo de Leovigildo

Hermenegildo, hijo de Leovigildo

Yo, por el contrario discrepo con Boxoyo, y mi hipótesis es la siguiente: es bien sabido que Cáceres no tuvo un protagonismo destacado durante el reino visigodo, y ello lo apoyo en la total ausencia de la ciudad de Cáceres en las fuentes de la época, y es por ello que pienso que Cáceres tampoco jugaría un papel relevante en dicha guerra como lo tuvo la ciudad de Mérida que, con el Obispo Masona a la cabeza, apoyó al rebelde Hermenegildo, y como consecuencia, Leovigildo toma la capital emeritense en el año 582 d.C. Por lo tanto, me parece más plausible que Cáceres iniciara su fortificación en el contexto de encastillamiento de las ciudades hispanorromanas durante los siglos IV y V d.C. Además, las excavaciones en el Palacio de Mayoralgo constatan en este período una notable degradación de la monumentalidad, una ampliación del perímetro urbano que se delimita y fortifica, quedando el espacio comprendido entre la nueva muralla y la antigua (que entendemos que se trata de una muralla no defensiva, sino delimitadora del antiguo espacio de la urbe romana, mucho más reducida) como un espacio de uso industrial. Y ello lo pienso porque el clima durante los siglos IV y V d.C. era de una notable inseguridad y que a partir del año 409 d.C., los bárbaros campan a sus anchas por la península, siendo la Lusitania un destino simbólico y clave, pero siempre con Mérida a la cabeza. Y si Leovigildo tuvo algo que ver con Cáceres pienso que podría haber sido algún tipo de enfrentamiento residual contra Hermenegildo, pero tan residual que ni las fuentes lo mencionan. De hecho, el enfrentamiento con el obispo Masona no tomó tampoco un cariz armado, con lo cual solo queda la opción de la fortificación tardorromana, y sería sobre ésta y sobre sus elementos sobre la cual los almohades construyen de forma muy rápida sus inmensas murallas, para las cuales reutilizarán muchos elementos arquitectónicos de origen romano.

 

Vía| BENITO BOXOYO, S. “Noticias Históricas de Cáceres y Monumentos de la antigüedad que conserva. Cáceres, 1794” en Noticias Históricas de Cáceres y Monumentos de la antigüedad que conserva, Enrique Cerrillo Martín de Cáceres (ED.). Cáceres, 2009; y reflexiones personales del autor del artículo.

Imágenes| Nova Caesarina; Estudios de Geoarqueología

En QAH| Reconstrucción arqueológica de la zona de San Blas (Cáceres); La Conquista de Cáceres y su relación con San Jorge; La Historia de la Ciudad de Cáceres en los márgenes de la Ribera del Marco; La Arqueología Urbana de Cáceres

RELACIONADOS