Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Jurídico 


Las múltiples formas de decir “empresa”

Existen numerosas formas de referirnos a las empresas: organizaciónsociedad, compañía, firma, institución, negocio… Todas ellas se emplean en la actualidad de manera análoga, sin embargo, algunas de estas acepciones presentan algunas peculiaridades.

En primer lugar, convendría clarificar que todas las empresas son en sí mismas organizaciones, mas no todas las organizaciones son empresas (existe condición de ida pero no de vuelta). Una empresa es una organización orientada esencialmente a actividades de índole económica. Las empresas persiguen fines económicos o comerciales, tratan de dar respuesta a las necesidades de los consumidores a cambio de una compensación o retribución. Las organizaciones incluyen por lo tanto un espectro más amplio, pues trascienden a las organizaciones lucrativas o empresariales. Una organización es una agrupación de personas orientada a la consecución de metas, logros u objetivos determinados. Las ONG, asociaciones culturales o la Iglesia Católica constituyen buenos ejemplos de organizaciones no lucrativas.

Resulta también relevante puntualizar que no todas las empresas han de ser sociedades. Es preciso distinguir entre sociedad, empresa y negocio. En el ámbito jurídico-económico, se entiende por sociedad aquélla agrupación de personas físicas obligadas a realizar aportes con el fin de repartirse las ganancias o soportar las pérdidas generadas, de manera  proporcional a su aportación. Los miembros que las integran se denominan socios. No obstante, no todas las empresas pueden ser llamadas sociedades. Pensemos en la figura de las empresas unipersonales. Por otra parte, un negocio hace referencia a una determinada actividad comercial. Los negocios son ejecutados por las empresas, que pueden o no ser una sociedad. Una empresa puede aglutinar varios negocios que formen parte de su actividad empresarial.

Por firma, puede entenderse el  nombre legal de una empresa, esto es, el nombre bajo el que la empresa desarrolla su actividad comercial. Pensemos en el caso del grupo Inditex, multinacional española líder en el negocio textil. Inditex opera como un holding que integra o aglutina a diversas firmas (Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, etc.). Aunque todas estas firmas compiten en el mismo negocio,  cada una está orientada a un determinado cliente o target.

companyPor último, especialmente en la cultura americana, es muy frecuente llamar a las empresas “compañías“. En muchas ocasiones resulta sumamente interesante detenerse en la etimología u origen de las palabras. La palabra compañía proviene del latín “companĭa”, resultado de combinar la preposición “cum” (con) y “panis” (pan), que hacía referencia al hecho de compartir el pan. Compañero por lo tanto significaba aquél con el que compartías el pan.  Es verdaderamente fascinante observar los múltiples significados de las palabras y cómo éstos evolucionan con el tiempo. Tradicionalmente, el ejército se componía de compañías. Curiosamente, éste fue el término que San Ignacio de Loyola escogió para dar nombre a la orden que fundara hace más de 450 años, la Compañía de Jesús.

No estaría mal que en muchas compañías reflexionaran y volviesen la mirada a la etimología de dicho término y fomentaran una actitud en mayor grado orientada hacia el compañerismo.

 

Imagen| infinity

En QAH| ¿Qué es la cultura organizacional?

 

RELACIONADOS