Historia 


Las mujeres más influentes del Imperio Romano (IV): Popea Sabina

Busto de Popea Sabina.

Busto de Popea Sabina.

Popea Sabina nació en Pompeya aproximadamente en el año 30 d.C. Era hija de un pretor romano y de una distinguida dama de la aristocracia romana, Sabina Popea la Mayor, que, al igual que su hija, poseía una gran belleza. Su muerte fue un asunto turbio, a día de hoy muy famoso. Después de que el padre de Sabina Popea muriera, su madre se volvió a casar y poco después inició una relación adúltera con el actor Mnéster, también amante de la emperatriz Messalina. Ésta, al enterarse del engaño ideó un plan del que iba a resultar altamente beneficiosa. Acusó a Popea Sabina la Mayor de mantener relaciones fuera del matrimonio con otro hombre, el dueño de los jardines de Lúculo, a los cuales había echado el ojo. Ambos acusados, por miedo a una muerte dolorosa, se suicidaron, dejando a Messalina victoriosa.

Popea Sabina, a pesar de tener una muy comentada belleza y de descender de una familia muy acomodada y de alto estatus, se casó con un senador y prefecto de la Guardia Pretoriana, un hombre poco brillante. Se llamaba Rufio Crispinio, nombre que tendría también su hijo con él. Ella, no estando conforme con su situación y buscando algo más, buscó la manera de disolver el matrimonio.

Después del divorcio conoció a los prometedores jóvenes Otón y Nerón. El segundo estaba ya casado, pero Popea se dio cuenta de que podría acercarse a él mediante su amigo. Así fue como se arregló la boda de Popea y Otón, con el único objetivo de obtener a Nerón, cosa que consiguió. Durante cuatro años fue su amante, cierto tiempo con el mutuo acuerdo de su marido, que parecía aprobarlo por intereses personales. Pero Otón, al igual que Nerón, se enamoró de ella, y cuando se interpuso en la relación adúltera de su esposa, ella, vengativa, consiguió que le exiliaran.

Moneda lanzada por Nerón mostrando los bustos de ambos esposos.

Moneda lanzada por Nerón mostrando los bustos de ambos esposos.

Popea empezó a tener una influencia enorme en las decisiones de Nerón y, probando su suerte, intentó convencerlo de que asesinara a su propria madre, Agripinila, quien al ver que su hijo estaba bajo la influencia de una mujer que no era ella intentó apartarla de la corte. Pero Nerón estaba ya demasiado embelesado por las coqueterías de Popea y su madre encontró su final a manos de soldados enviados por su hijo.

Popea se dio cuenta del poder que ejercía sobre el emperador y decidió dar el siguiente paso. Logró que, bajo el pretexto de la esterilidad, Nerón repudiara a su esposa Claudia Octavia y, después de ejecutarla, se casara con ella. Meses después de los acontecimientos Popea dio luz a una niña que, desgraciadamente, no sobrevivió al primer trimestre de su vida.

Popea fue popular como emperatriz, gozó de buenos comentarios hacia su inteligencia y belleza, siendo sus trucos muy comentados entre las aristócratas. Incluso Tácito, que más tarde la acabaría inculpando de muchas atrocidades, la reconoció por ser una mujer extremadamente bella, una mujer, como él dice, con la que daba gusto hablar, que, lejos de ser arrogante e hipócrita, ofrecía todo un espectáculo de modestia. Pero, mantener semejante belleza requería mucho cuidado. Se bañaba cada día en leche de burra traída de su establo personal, que contenía más de quinientos animales. También llamaban la atención sus paseos usando una máscara de cera, para que el sol no le dañara la piel, y los rezos que alzaba cada día para que los dioses le quitaran la vida antes de que la vejez deformara sus rasgos. Su pelo era del color del ámbar y cuando Nerón alabó sus cabellos en un poema, todas las coquetas de Roma corrieron a teñirse del mismo color, considerado bastante banal hasta entonces.

Es Tácito también quien la acusa de ser la cruel amante que instigaba a Nerón para que eliminara sus rivales. Entre ellos reluce el forzado suicidio del ex-tutor de su marido, el filósofo cordobés Séneca. Contradictoriamente, afirma que detrás de su velo de timidez y modestia, albergaba un gran apetito sexual que utilizaba para obtener sus objetivos y alcanzar poder político. Dión la aplana como personaje, sacándola a lucir en muy pocos episodios. Suetonio no hace más que relatar la loca pasión que Nerón desarrolló por ella. Aunque su único crimen parece haber sido reemplazar a Octavia, que era considerada por muchos una mártir y una santa, la única merecedora de un título imperial.

Busto de Nerón.

Busto de Nerón.

Popea estaba embarazada por segunda vez cuando murió a manos del emperador. Sucedió durante una noche, mientras éste volvía tarde a casa, ligeramente mareado por el vino cuando ella, recriminatoria, le preguntó qué había hecho hasta tan tarde. El comentario disgustó a Nerón y una pelea entre los dos siguió. El final le llegó cuando el emperador le golpeó con el talón en el abdomen, causándole un aborto y, consecuentemente, la muerte.

Nerón la lloró mucho. La enterró con honores de tal magnitud como Roma nunca había visto y la deificó. Después de le ceremonia mandó a buscar a una mujer que se pareciera a ella y la convirtió en su amante pero, insatisfecho, volvió a fijarse en un ex esclavo llamado Esporo, cuyos rasgos se parecían a los de Popea. Esporo fue castrado, vestido con ropas femeninas y los dos se casaron, siendo Esporo tratado como una verdadera emperatriz durante la ceremonia.

A pesar de que Nerón se volviera a casar con otra mujer, Statilia Messalina, que, al igual que Popea, contaba con una abrumante belleza y un gran estatus, nunca pudo olvidar al que sería el amor de su vida. Incluso años después, durante sus interpretaciones sobre el escenario, llevaba una máscara con los rasgos de su difunta esposa.

Vía| Nerón – Eward Champlin

Imágenes| Busto de Popea; Monedas; Busto de Nerón

En QAH| Las mujeres más influentes del Imperio Romano (I): Livia Drusila; Las mujeres más influentes del Imperio Romano (II): Agripinila; Las mujeres más influentes del Imperio Romano (III): Messalina

RELACIONADOS