Jurídico 


Las modificaciones estructurales (II): fusión, escisión, cesión global y traslado del domicilio

Las modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles

Las modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles

Una vez comentadas las nociones generales de las modificaciones estructurales y tras haber entrado más en profundidad en la operación de la transformación en el artículo anterior, toca ahora definir los cuatro tipos restantes de modificación que pueden existir:

-La fusión es definida como una concentración de empresas, en la que se produce una unión de patrimonios y de socios de las sociedades que intervienen en la misma. Existen dos tipos de fusión: la fusión por creación de nueva sociedad, y la fusión por absorción. La diferencia fundamental entre ambos tipos radica en que en la primera desaparecen todas las sociedades fusionadas (A y B transmiten sus patrimonios a C, extinguiéndose A y B), mientras que en el segundo tipo una sociedad absorbe a una o más sociedades, desapareciendo únicamente las sociedades absorbidas (empresa B transmite sus recursos a la empresa A, disolviéndose la empresa B). En este último caso, la absorbente pasa a integrar a los socios y patrimonios de las sociedades absorbidas, manteniendo su propia personalidad jurídica. En la fusión tiene lugar, por tanto, una transmisión en bloque o a título universal de los patrimonios de las sociedades extinguidas a la sociedad de nueva creación o a la sociedad absorbente, según el tipo de fusión en el que nos encontremos. Como es lógico, a cambio de la transmisión en bloque de los patrimonios deberá existir una contraprestación por parte de la nueva sociedad o la absorbente, de modo que los socios de las sociedades extinguidas pasan a integrar dichas sociedades, es decir, la contraprestación la reciben directamente los socios de las sociedades extinguidas.

-La escisión ha sido calificada por algún sector doctrinal como la operación inversa a la fusión, sin embargo existen dos modalidades diferenciadas de escisión, lo que hace que esa afirmación no sea del todo correcta. Por un lado encontramos la escisión total, en la que la sociedad escindida se extingue y divide su patrimonio social en dos o más partes, y lo traspasa en bloque a dos o másentidades ya existentes o de nueva creación. A cambio, los socios recibirán acciones o participaciones de estas sociedades. En la escisión parcial, por el contrario, la sociedad escindida no se extingue, traspasando en bloque una o varias partes de su patrimonio a una o más sociedades beneficiarias (existentes o de nueva creación), recibiendo los socios acciones o participaciones en proporción a las que ya tenían. Por último está la segregación o también denominada escisión impropia, que es igual que la escisión parcial con la salvedad de que las acciones o participaciones de las sociedades beneficiarias (existentes o de nueva creación) van a parar a la propia sociedad escindida y no a los socios de ésta (como sucede en la escisión).

Una importante diferencia entre la fusión y la escisión que merece la pena resaltar la encontramos en que en esta última la sociedad escindida transmite en bloque una parte o la totalidad de su patrimonio a una o varias sociedades beneficiarias, mientras que en la fusión sólo puede existir un único heredero.

-La cesión global de activo y pasivo era considerada antiguamente una mera forma de liquidación simplificada de sociedades, pero a partir de la ley 3/2009 pasa a considerarse una auténtica operación de modificación estructural. Dicha cesión global tendrá lugar cuando una sociedad (cedente) transmita en bloque todo su patrimonio a otra u otras (cesionarios) por sucesión universal a cambio de una contraprestación. Esta contraprestación entregada por el cesionario podrá ser dinero o bienes, pero nunca acciones, participaciones o cuotas del cesionario. En el caso de existir más de un cesionario, cada parte del patrimonio cedido deberá constituir una unidad económica, es decir, que “cada una de las partes de la empresa que puedan ser objeto de explotación individualizada formen una unidad homogénea y susceptible de aprovechamiento al margen del conjunto del resto de la empresa”. Además, en el artículo 81.2 LME se establece que si la contraprestación entregada por el cesionario fuese recibida total y directamente por los socios, la sociedad cedente quedaría extinguida. Esta situación se produce porque en este caso la contraprestación no se destina a la sociedad disuelta para que proceda a su posterior distribución entre los socios, sino que se atribuye total y directamente a éstos, en concepto de cuota de liquidación.

-El traslado internacional del domicilio social engloba dos supuestos: el traslado del domicilio social al extranjero, y el traslado a territorio español del domicilio social. En cuanto al primero, “el traslado al extranjero del domicilio de una sociedad inscrita constituida conforme a la ley española sólo podrá realizarse si el Estado a cuyo territorio se traslada permite el mantenimiento de la personalidad jurídica de la sociedad”. Además, no se permite el traslado del domicilio al extranjero de las sociedades en liquidación y de las que se encuentren en concurso de acreedores(artículo 93 LME). Por otro lado, “el traslado a territorio español del domicilio social de una sociedad constituida conforme a la ley de otro Estado parte del Espacio Económico Europeo no afectará a la personalidad jurídica de la sociedad. No obstante, deberá cumplir con lo exigido por la ley española para la constitución de la sociedad cuyo tipo ostente, salvo que dispongan otra cosa los Tratados o Convenios Internacionales vigentes en España (artículo 94 LME).

 

 

Vía| Isipedia

Más información| Descuadrando

Imagen| Modificaciones estructurales

 

RELACIONADOS