Derecho Mercantil, Jurídico 


Las modificaciones introducidas por la Ley de emprendedores en la Ley Concursal

La importancia de los planes de viabilidad en los mecanismos preconcursales

La importancia de los planes de viabilidad en los mecanismos preconcursales

Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización introduce importantes modificaciones en la Ley Concursal (LC), aplicables alguna de ellas a deudores personas naturales que no tienen la condición de emprendedor. Estas son algunas de las modificaciones que mayor relevancia práctica pueden tener en el ámbito del concurso:

1º) Los acuerdos de refinanciación (recogidos en el art. 31 de la Ley 14/2013 que introduce el art.71 bis y modifica la DA 4.ª LC). En esta incorporación normativa, el nuevo artículo 71 bis LC se introduce para regular el procedimiento de nombramiento del experto independiente para verificar los acuerdos de refinanciación, que debe tramitar el Registrador Mercantil.

También se ha producido la modificación de la DA 4.ª LC que regula los acuerdos de refinanciación homologados judicialmente, reduciendo del 75% al 55% el pasivo titularidad de entidades financieras que han de suscribir el acuerdo de refinanciación para que sea homologado, y además se clarifica la redacción de la disposición.

2º) El acuerdo extrajudicial de pagos (recogido en el art. 21.7 de la Ley 14/2013, que introduce el Título X LC). El nuevo Título X LC regula un procedimiento preconcursal optativo, al que podrá acceder:

i) El empresario persona natural (concepto en el que la Ley, a estos efectos, incluye a profesionales, autónomos o quien tenga esa consideración a los efectos de la legislación de la Seguridad Social), que se encuentre en situación de insolvencia o que prevea que no podrá cumplir regularmente con sus obligaciones, siempre que su pasivo no supere los cinco millones de euros.

ii) Las personas jurídicas, sean o no sociedades de capital, que se encuentren en estado de insolvencia, si han sido declaradas en concurso y éste no revista especial complejidad, y que dispongan de activos líquidos suficientes para satisfacer los gastos propios del acuerdo. Su patrimonio y sus ingresos previsibles deben permitir lograr un acuerdo de pago con posibilidades de éxito.

Se establecen muy diversas causas por las que no se podrá utilizar este procedimiento, como: (1)  la condena por determinados delitos; (2) la falta de inscripción obligatoria en el Registro Mercantil; (3) el incumplimiento de deberes contables o (4) en los 3 años previos haber alcanzado o estar negociando acuerdos de refinanciación o haber sido declarados en concurso.

Como cuestiones más relevantes de este procedimiento, se pueden destacar las siguientes:

El acuerdo extrajudicial de pagos

El acuerdo extrajudicial de pagos

a) Es la figura del mediador concursal la que dirige y gestiona el procedimiento, que se inicia con la solicitud por el deudor de su nombramiento, bien por el Registrador mercantil (si el deudor es empresario o entidad inscribible) o por el notario en otro caso. Estos designarán a quien corresponda secuencialmente de entre los mediadores que figuren en la lista oficial suministrada por el Registro de Mediadores publicada en el BOE.

b) Entre los efectos de la iniciación del expediente, destacan: que el deudor no puede solicitar préstamos o créditos, ha de devolver sus tarjetas de crédito y no puede utilizar medios electrónicos de pago. No puede iniciarse ni continuarse ejecución sobre el patrimonio del deudor mientras se negocia el acuerdo durante un plazo de tres meses, salvo por los acreedores con garantía real.

c) Si no se consigue el acuerdo o se incumple el plan de pagos el mediador (o deudor o los acreedores) solicitará la declaración de concurso y éste tendrá la consideración de “concurso consecutivo”.

En esta situación, el juez designará como administrador del concurso al mediador concursal, salvo justa causa, y se abrirá la fase de liquidación. Los titulares de créditos que hayan firmado el acuerdo extrajudicial no necesitarán solicitar el reconocimiento de los mismos. Si el empresario es persona natural y el concurso se califica como fortuito, se exoneran todas las deudas no satisfechas en la liquidación, excepto las de Derecho público, siempre que se hayan satisfecho íntegramente los créditos contra la masa y los privilegiados.

3º) La exoneración de deudas (recogida en el art. 21.5 de la Ley 14/2013, y que modifica el art.178.2 LC). Además de la exoneración de las deudas pendientes tras la liquidación del supuesto anterior (concurso consecutivo tras el intento de acuerdo extrajudicial de pagos), la Ley introduce un segundo supuesto aplicable a todo deudor persona natural (en este caso no se exige que sea «empresario»).

Sus requisitos son: (1) Que el concurso no hubiera sido declarado culpable ni el deudor condenado por el delito de insolvencia punible (art. 260 CP) o por cualquier otro delito relacionado con el concurso y (2) que hayan sido satisfechos en su integridad los créditos contra la masa, los privilegiados y al menos el 25 % del importe de los créditos concursales ordinarios.

Si hubiera intentado sin éxito un acuerdo extrajudicial de pagos, se exoneran las deudas una vez satisfechos los créditos contra la masa y todos los créditos concursales privilegiados.

Se establece un régimen de Derecho transitorio en la Ley de emprendedores que establece que los concursos declarados antes de la entrada en vigor de la Ley en esta materia (a los 20 días de la publicación en el BOE), seguirán hasta su terminación con la normativa concursal anterior. (ver DT y DF 13ª de la Ley 14/2013).

Vía| Noticias Jurídicas

Imágenes| Acuerdos de refinanciación; Acuerdo extrajudicial de pagos

En QAH| Nuevas medidas de apoyo a los emprendedores

RELACIONADOS