Cultura y Sociedad 


Las “midriff”: adolescentes, ego y autoplacer

Según la investigación “Estereotipos publicitarios y representaciones de género en las redes sociales” las adolescentes suben a sus perfiles numerosas fotografías de sí mismas buscando vinculación amistosa y, sobre todo, explorar su propia identidad; pero en estas autorepresentaciones suelen caer en la reproducción de los patrones típicos de género, los que ven a diario en la publicidad. De este modo imitan la producción masculina de la feminidad y se convierten en una extraña mezcla de objetos/sujetos.

Las chicas, en tanto que activas en este proceso de representación, no solo asumen los roles que se les proponen desde los medios de comunicación sino que normalmente los usan transformándolos con sus propios códigos y, en algunas ocasiones, tomándolos para su propio beneficio rompiendo los prejuicios sociales. Este último caso es el de las midriff.

not showing my titties

 

“[…] se han reinventado las representaciones de las representaciones sexualizadas de las mujeres (Gill, 2009). Una de ellas es la de «midriff» que tiene que ver con la representación de las mujeres como sujetos sexuales. Esta figura hace referencia a las mujeres que escogen presentarse a sí mismas como objetos sexuales. Dispuestas siempre para el sexo y usando deliberadamente su poder sexual, estas mujeres representadas no están buscando la aprobación de los hombres sino su propio placer. Por ello, el discurso que acompaña a estas imágenes es de elección y empoderamiento aunque las representaciones responden a un patrón clásico de atractivo (mujeres jóvenes, guapas y heterosexuales) y se destacan partes concretas del cuerpo (pechos, nalgas, pelo, labios y ojos).[…]” en Estereotipos publicitarios y representaciones de género en las redes sociales.

Es decir, que aunque muchas chicas están cayendo en la imitación para ser aceptadas socialmente como atractivas, una presión a la que las mujeres son sometidas durante toda su vida, muchas reinterpretan este espacio de sexualización a su propio modo, rompiendo con ello la represión sexual a la que también se las suele condenar, paradójicamente. Son por lo tanto unas narcisistas con sentido positivo: dentro del discurso mediático para el que nunca son suficientemente guapas, delgadas o altas; se encantan a sí mismas.

Las midriff se visten para ellas, y llenan sus redes sociales de fotos personales que les gustan…¡a ellas!

Vía| Estereotipos publicitarios y representaciones de género en las redes sociales

Imagen| Not showing my titties , Hardcore feminist babe

 

RELACIONADOS