Economía y Empresa, Finanzas, Panorama Internacional 


Las macrotendencias visibles

En su análisis panorámico de la industria a escala planetaria destacan las macrotendencias visibles que vamos a resumir en cinco apartados de enorme interés y utilidad práctica:

– Nuevos mercados: Las Economías de Rápido Desarrollo (RDE por sus siglas en inglés) son el motor del crecimiento mundial. En el año 2000, estos mercados representaban el 18 % del PIB mundial, mientras que en 2009 alcanzaban el 31 %. Asimismo, en el mismo periodo pasaron a representar del 18 %  del comercio mundial al 28 %, y del 10 % al 29 % de la inversión directa extranjera.

Si nos detenemos a observar estos datos por países, en apenas dos décadas , desde 1990 hasta 2010, China ha visto incrementada su participación en el PIB mundial del 0,5 % al 3,9 %, y las previsiones para 2030 la situarían en torno al 11,8%.

La evolución de la India también sería significativa; del 0,3 % de 1990 al 1,3 % en 2010 y hasta 4,5 % en 2030.

economías emergentes

Otros países significativos serían Brasil, Rusia y México.

Brasil; 0,6 % (1990) -> 1,1 % (2010) -> 2,3 % (2030)

Rusia; 0,8 % (1990) -> 0,9 % (2010) -> 1,7 % (2030)

México; 0,6 % (1990) -> 0,9 % (2010) -> 1,6 % (2030)

– Nuevos líderes: Según  BCG 100, el crecimiento medio de las empresas referentes en los países emergentes durante el periodo de 2000-2009 fue del 18%. En los mismos sectores, las empresas occidentales comparables alcanzaron un crecimiento medio del 6 % y un nivel similar mostraron las empresas incluidas en el índice S&P 500, sin contar las entidades financieras.

Si medimos la rentabilidad, durante ese periodo las empresas emergentes obtuvieron un margen medio del 18% frente al 11 % de las empresas occidentales comparables y del 12 % de las empresas del S&P 500.

Las  grandes empresas multinacionales, representadas en los índices bursátiles, arrojan mejores resultados que las pequeñas y medianas empresas porque muchas de ellas trabajan en entornos competitivos menos duros y la mayoría provienen de antiguos monopolios del Estado, como telefonía, energía, transporte y, en algún caso, infraestructuras. Además, el Estado considera “sistémicas” estas empresas, lo que implica que no puede dejarlas  quebrar, porque afectarían al sistema económico. Frente a ellas, las pymes no se benefician de intervenciones estatales y se pueden dejar quebrar, pues no ponen en peligro el sistema económico. Este enfoque es muy peligroso ya que, la mayor parte de la creación de empleo en cualquier país proviene de las pymes.

– Escasez energética: La sostenibilidad energética se convertirá en una gran oportunidad de negocio. De hecho, en los últimos 25 años han estado arrojando mayores cifras de negocio que las 25 empresas mundiales punteras. Como también la conciencia social (Respeto al medio ambiente, eficiencia y gestión de recursos escasos (reciclaje), responsabilidad social corporativa…)

– Convergencia de sectores: Cada vez se mezclará más la cadena de valor de los negocios y se dispersará el reparto existente entre tecnologías y conocimiento, incrementando así la competencia entre sectores y empresas.

población

Envejecimiento de la población: Concentración en núcleos urbanos, mayor preocupación por la salud y el bienestar (deporte, fitness y entretenimiento/multitarea), aumento del rol de la mujer, inmigración y diversidad étnica, sofisticación de patrones de consumo como el trading up/down, la personalización y la lealtad a las marcas. Los organismos institucionales consideran la edad activa de trabajo entre 15 y 65 años. En el año 1900, el 62 % de la población se incluía en dentro de ese segmento, y sólo el 4 % tenía más de 65 años, por lo que el radio de dependencia era de 1 a 15 (resultado del cociente entre 62 % y el 4 %).

Un siglo después, en el año 2000, un porcentaje similar de población, el 63 %, se mantenía en la franja de edad activa, pero la población mayor de 65 años ascendía al 7 %, así el ratio de dependencia era de 1 a 9.

Para el año 2050, las estimaciones esperadas son de un ratio de 1 a 4, puesto que, frente al 63 % de población en edad activa, el 16 % tendrá  más de 65 años. Y si esto lo llevamos específicamente a Europa, en algunos países este ratio alcanzará un nivel de 1 a 2, lo que provocará un cambio radical en los modelos de consumo, y sobre todo, en los modelos de protección social.

Más información| Ceprede

En QAH| ¿Cuáles fueron los motivos del cierre de RTVV?

RELACIONADOS