Cultura y Sociedad, Historia 


Las “Giraldas” de Estados Unidos

La Giralda de Sevilla

La Giralda es uno de los monumentos más importantes, tanto en belleza como en historia, de nuestro país. Declarada Patrimonio Nacional desde el 29 de diciembre de 1928, y de la Humanidad desde 1987, Pasa por ser el símbolo y faro de la ciudad hispalense, corriendo toda la vida de la ciudad en torno a ella. Es la torre más alta de la ciudad con 97,5 metros de altura (101 si contamos la veleta conocida coloquialmente como “el Giraldillo”), y durante varios siglos y tras varias reformas fue la torre más alta de España.

 

Torre Kutibiya de Marrakech

Originalmente era el alminar de la mezquita de la ciudad, comenzándose las obras de construcción durante la dominación almohade de la ciudad, en 1184, y a las órdenes del arquitecto Ahmad Ben Basso, quién para ello se inspiró en una de las obras maestras del arte magrebí, la torre Kutibiya de Marrakech, de 69 metros de altura. También se considera hermana de la torre Hassan de Rabat, de 44 metros de altura. Las obras se concluyeron el 10 de marzo de 1198 y el minarete alcanzó los 82 metros de altura.

Posteriormente, tras la reconquista cristiana, se le añadiría el campanario, y, finalmente, la veleta, dándole su aspecto definitivo.

Antigua Torre del Madison Square Garden de Nueva York

Pero, lo curioso más allá de las reseñas históricas y las claves artísticas, es la importancia que ha tenido como modelo arquitectónico a lo largo de la historia, y especialmente en Estados Unidos durante el siglo XX. Dicha relevancia es bastante desconocida para la mayoría de los sevillanos en particular, y de los españoles en general. Por ello, vamos a mostrar algunas de esas “Giraldas” estadounidenses de las que poco o nada sabemos.

La más famosa posiblemente sea la torre del Madison Square Garden de Nueva York, construida en 1890 por Standford White, y que hasta 1925 coronó el cielo de la ciudad de los rascacielos. Se trataba de una copia simplificada que medía 102,5 metros de altura, de hormigón aunque revestida de ladrillo, y estaba rematada por una veleta que simbolizaba a la diosa griega Diana, la cual se encuentra presidiendo las escaleras principales del Philadelphia Museum of Art.

Diosa Diana que coronaba la antigua Torre del Madison Square Graden de Nueva York, actualmente en el Philadelphia Museum of Art.

Fue demolida por impago de la hipoteca de la compañía constructora en 1925, originando una oleada de protestas por parte de la sociedad neoyorkina. A modo de curiosidad, en su terraza superior tuvo lugar el 25 de junio de 1906 el llamado “crimen del siglo”, cuando el propio Standford White fue asesinado por el marido de su amante Evelyn, mientras se encontraba cenando con su legítima esposa. El individuo fue finalmente exculpado por enajenación mental.

 

Réplica situada en Kansas City, en el Country Club Plaza

Otra famosa réplica es la que encontramos en Kansas, ciudad hermanada con Sevilla en 1967 a raíz de ello. Se trata de una réplica exacta a escala de 42,67 metros de altura situada en The Country Club Plaza, uno de los centros comerciales más longevos y exitosos de Estados Unidos, y que fue construida en 1923 por J.C. Nichols. Ésta viene acompañada por otra réplica de la fuente que adorna la plaza Virgen de los Reyes, a los pies de la misma Giralda.

 

Edificio Wrigley de ChicagoAparte de estos dos, existen otras muchas torres repartidas por todo Estados Unidos que incorporan elementos arquitectónicos inspirados en los del minarete hispalense, bien en su estructura, ornamentación, o en las formas y estructura del majestuoso campanario de Hernán Ruíz. Por citar algunas de ellas, encontramos la terminal de Ferrys de San Francisco (95,70m.), la antigua estación de trenes de Minneapolis (30,50m.), el Edificio Wrigley de Chicago (130m.), la Estación de Cleveland (216m.), y la “Torre de la Libertad” (78m.) y el hotel Biltmore (96m.), ambas en Miami, Todas ellas de primera mitad del siglo XX.

 

Torre de la Libertad de MiamiPodríamos sumar ellas, las múltiples réplicas que se extienden por la península, y también los edificios que se inspiraron en estos colosos estadounidenses, como los construidos durante la era estalinista en la URSS, destacando las “Siete Hermanas” de Moscú, y el Palacio de la Cultura y de las Ciencias de Varsovia. Lo que sí es cierto es que hay que mirar y valorar muchas veces lo que tenemos porque sólo así podremos posicionarnos en el mundo y enorgullecernos de nuestro origen.

 

Vía| La Sevilla que no vemos

Más información| Otra arquitectura es posible

Imagen| Disfrutando Sevilla, Toda la belleza del mundo, La Sevilla que no vemos, calamo currente, Memorias de Sevilla, Otra arquitectura es posible

RELACIONADOS