ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Las Furias del Museo del Prado

"Sísifo" de Tiziano. Óleo sobre lienzo, 237x216cm, 1548-1549.

“Sísifo” de Tiziano. Óleo sobre lienzo, 237x216cm, 1548-1549.

El Museo del Prado nos invita a sumergirnos en las profundidades del inframundo grecolatino en la nueva exposición que acaba de inaugurar: “Las Furias: de Tiziano a Ribera”. Comisariada por  Miguel Falomir, su objetivo es mostrar el nacimiento, la evolución y el final de este tema en el arte occidental europeo entre 1550 y 1700, a través de 28 obras de artistas italianos, flamencos, españoles y holandeses, entre los que figuran los mencionados Tiziano y Ribera, junto a Miguel Ángel, Rubens, Salvator Rossa, Langhetti o Cornelis van Haarlem.

Se conoce como Furias a cuatro grandes condenados de la mitología clásica: Ticio (un buitre le devorará eternamente el hígado), Sísifo (la roca que carga sobre sus hombros, rodará montaña abajo cuando alcance su cima), Ixión (girará encadenado a una rueda de fuego) y Tántalo (famélico, nunca alcanzará su alimento). Pero su irrupción como tal en la historia del arte se centra a mediados del siglo XVI bajo el patronato de María de Hungría, hermana de Carlos V y gobernadora de los Países Bajos. Ella encargó en 1548 a Tiziano cuatro magnánimos lienzos con estos personajes para su palacio a las afueras de Bruselas. La elección del tema no era casual, respondía a los intereses políticos, pues las Furias eternamente castigadas por desafiar a los dioses simbolizaban a los príncipes alemanes que se habían rebelado contra el emperador Carlos V y a quienes había derrotado un año antes.

A partir de esa fecha, las Furias como conjunto van a disfrutar de un gran protagonismo, sumando al interés político inicial el virtuosismo técnico del pintor, que se percibe en esas grandes figuras desnudas de musculatura hercúlea, en los escorzos casi imposibles, que luchan por tener sus propio espacio y conectan con el espectador por medio de esa locura y ese dolor extremo producido por los castigos mencionados. Es esa estética del horror característica en el barroco.

"Prometeo encadenado" de Rubens y Frans Snyders. Óleo sobre lienzo, 242,6 x 209,5. Ca 1611. Philadelphia Museum of Arte.

“Prometeo encadenado” de Rubens y Frans Snyders. Óleo sobre lienzo, 242,6 x 209,5. Ca 1611. Philadelphia Museum of Arte.

Muy diferente es la estética de las verdaderas Furias, las del mundo clásico, también conocidas como Erinias. Eran personajes femeninos alados, con cabellos de serpientes y armadas con puñales y látigos, cuyo origen, según Hesíodo, se debe a  la sangre derramada de los genitales de Urano al ser cortados por Cronos. Las Furias eran diosas de la venganza y personificación del castigo; cuando se producían ciertos crímenes, como una violación del derecho de asilo, un parricidio o un perjurio, surgían y perseguían sin tregua al criminal, llevándole, finalmente, a la locura.

En realidad, los cuatro protagonistas que elige Tiziano para enmarcarlos como el conjunto de las Furias, también aparecen en la mitología de la Antigüedad, pero como los grandes condenados destinados a pagar sus pecados con los dolores más fuertes y los mayores horrores durante toda la eternidad.

La muestra que nos ofrece el Museo del Prado hasta el 4 de abril, nos deleita con obras fastuosas, cargadas de simbolismo pero también un fuerte dramatismo que no deja indiferente a quién observa. El discurso planteado, muy bien estructurado, nos dirige de una obra a otra con el corazón encogido y con la presencia de dos grandes referentes artísticos: una copia del “Laoconte” como referencia a la expresión del dolor, y un dibujo de Miguel Ángel con la imagen mitológica de Ticio (1532).

Visitar la exposición no solo hará que nos sumerjamos de lleno en los tesoros del museo y nos adentremos en los oscuros infiernos de la mitología clásica, sino que nos veremos inmersos en obras que dialogan entre el sentido de la imitación y del ingenio en el arte, pasando de ser en su origen una temática política a ser un desafío artístico para todo pintor con talento de la época.

 

Vía| El digital de Madrid: “Las Furias de Tiziano a Ribera en el Museo del Prado”Museo del Prado.

Más información| VV.AA., “Los dioses cautivos”, Ed. Galaxia Guttenberg, Barcelona, 2011.

Imagen| Prometeo encadenado, Sísifo

Irene Palancar Raboso Escrito por el ene 27 2014. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Patrimonio.





  • Carlos S.

    Interesantísimo! la próxima vez que vaya lo veré todo de otra manera

CONOCE AL REDACTOR

Irene Palancar Raboso

Twitter
Irene Palancar Raboso

Redactora de las sección de Patrimonio.

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid. Ver perfil completo
Acceder |