Jurídico 


Las fiestas locales y patronales: un verano regulado

Con la llegada del verano, son muchos los municipios de nuestro país que celebran las fiestas patronales, populares…  y los Poderes Públicos se ven obligados a regular derechos, deberes, autorizaciones, etc. para que los ciudadanos puedan disfrutar de nuestro rico patrimonio cultural y social.

fiestas-patronalesLa competencia para organizar las fiestas corresponde a cada municipio, según la Ley de Bases de Régimen Local, si bien la regulación en lo relacionado a ferias, espectáculos públicos y protección a la salud pública le compete a la correspondiente Comunidad Autónoma, según dispone cada Estatuto de Autonomía.

De este modo, todas las Comunidades disponen de su Ley reguladora de espectáculos públicos y actividades recreativas (Decreto 195/2007 y Ley 13/1999, en Andalucía; Ley 17/1997 en Madrid, entre otras).

La legislación autonómica recoge todo lo referido a licencias, autorizaciones, regulación administrativa (horario, protección de usuarios, menores, clausuras de locales) así como un amplio régimen sancionador e inspección.

Un principio general es la protección del consumidor y del menor. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, la edad mínima para la entrada de menores en salas de fiestas y discotecas se fija en 16 años, quedando prohibida cualquier forma de publicidad que incite a los menores al consumo de bebidas alcohólicas.

Por otro lado, la legislación andaluza establece la suscripción de un seguro de responsabilidad civil como un requisito ‘sine qua non’ para el otorgamiento de la autorización de un espectáculo público.

Pero una fiesta no solo son derechos y disfrute, sino también obligaciones y posibles molestias a vecinos. En relación con el ruido y la protección del derecho a la salud, la normativa estatal básica la constituye la Ley 37/2003, del Ruido, donde se atribuye a los Ayuntamientos la competencia para elaborar Ordenanzas en materia de protección del medio ambiente frente al ruido y vibraciones.

El Ayuntamiento de Madrid ha regulado al respecto a través de una Ordenanza municipal aprobada en 2011, y de nuevo se recoge un extenso régimen sancionador, de inspección y regulatorio dentro de las funciones de policía de esta Administración Pública, siendo un elemento común en la normativa municipal española “la posibilidad de dispensa del deber de cumplir con los límites máximos de emisión-inmisión de ruidos cuando se organicen actos de carácter oficial, cultural, religioso o de naturaleza análoga

En general, nuestro Ordenamiento Jurídico trata pues de conjugar los derechos afectos de tal manera que la protección de uno de ellos no suponga la anulación del otro y todos podamos disfrutar del verano y de nuestras fiestas.

Vía| Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 11/4022

Imagen| Fiestas

RELACIONADOS