Economía y Empresa, Finanzas 


Las economías abiertas: una tendencia del comercio mundial actual

Históricamente muchos economistas, políticos y decisores vieron como una autarquía el que varios países adoptaran una economía de forma cerrada, llegando a ser considerado este modelo como ideal durante durante algunos años. Si bien la España franquista, la Alemania nazi, la China de Mao, la Albania socialista entre otros, comenzaron a ser países autárquicos por su tipo de economía. La idea era tratar de depender lo menos posible del exterior, ya que con eso lograban estabilidad financiera y pleno empleo, pero solo en muy pocos casos resultó exitoso. Por ejemplo, Mao no instauró un gobierno hermético, sino que estableció provincias cerradas, lo que hizo que se luchara por mejores condiciones de vida dentro de China, generándose consecuentemente altas tasas de crecimiento interno anual. Sin embargo, a finales de 1970 fueron abriendo su economía gradualmente y es entonces cuando se dan cuenta que contaban con una masa de obreros y trabajadores altamente calificados, permitíendoles así, alcanzar altas tasas de crecimiento, muy superiores a las que se lograban con una economía cerrada.

Según el destacado economista norteamericano Paul A. Samuelson, una economía abierta es aquella que realiza operaciones de comercio internacional, es decir, importaciones y exportaciones de bienes y capital con otros países, mientras que una economía cerrada no tiene importaciones ni exportaciones.

Las economías abiertas abren el desarrollo de los seres humanos, los gobiernos, gerencias empresariales y las industrias, gracias al intercambio de bienes y servicios y a la transferencia de tecnología.

Una apertura económica presume que el flujo de exportaciones e importaciones proyecten nuevos elementos a tener en cuenta, lo que hace que cobren mayor importancia dentro del comercio internacional conceptos tales como: balanza de cuenta corriente, balanza de pagos y tipos de cambio, elementos considerablemente empleados en el desarrollo ulterior de este tipo de comercio.

Una apertura económica presume que el flujo de exportaciones e importaciones proyecten nuevos elementos a tener en cuenta.

Una economía abierta se logra permitiendo que las exportaciones e importaciones se faciliten y fluyan libremente entre los países y con los trámites mínimos indispensables, sin cargos en aduanas, ni impuestos, ni aranceles u otro procedimiento que se convierta en penalidad para las entradas o salidas de los bienes y servicios en los países. De este modo, negociar mediante tratados de libre comercio entre países o bloques regionales concertará  la gradualidad en el tiempo de la economía abierta, para proporcionar así arreglos internos en las empresas y sectores más frágiles a la espera de nuevos y vigorosos contendientes.

Los mejores estudios y análisis básicos en teoría económica se llevaron a cabo bajo hipótesis de economías cerradas, con el fin de lograr una mayor simplicidad, siendo posteriormente cuando se rompen los supuestos de la economía cerrada, y se les incorporan a estos estudios supuestos macroeconómicos, saliendo así a la luz el modelo de economía abierta.

En una economía abierta, el gasto de un país en un año dado no tiene porqué ser igual a su producción de bienes y servicios. Un país puede gastar más dinero del que produce a través del préstamo del exterior, o puede gastar menos de lo que produce y prestar la diferencia a otros países extranjeros.

Existen diferencias entre las economías abiertas y las economías cerradas, las que se enmarcan en el grado de limitaciones para exportar e importar, el nivel de apertura financiera y comercial, los cargos y recargos en impuestos que se le fijan a las importaciones para resguardar la manufactura interna y por último la aptitud facilista de aceptar el ingreso de la inversión extranjera.

En las economías abiertas, parte del producto se vende domésticamente y la otra parte es vendida en el extranjero, por lo que el gasto de una economía abierta puede dividirse entonces en cuatro componentes (denominando producto Y a la economía abierta):

  1. Cd: consumo de bienes y servicios domésticos,
  2. Id: inversión en bienes y servicios domésticos,
  3. Gd: gasto público en bienes y servicios domésticos,
  4. X: exportaciones de bienes y servicios domésticos.

El gasto nacional repartido entre estos componentes se expresa a través de la siguiente ecuación:

Y = Cd + Id + Gd + X

La suma de los primeros tres términos, Cd + I d + Gd, es el gasto nacional en bienes y servicios domésticos. El cuarto término, X, es el gasto extranjero en bienes y servicios domésticos (el valor de las exportaciones).

Por otra parte, este tipo de economía también perjudica a los competidores más frágiles, quienes gradualmente se retiran del mercado al llegar iniciativas más favorables y competitivas, dado que las balanzas comerciales y de reservas positivas de los países favorecen a las economías que tienen mayores volúmenes de exportación.

Gracias al acelerado aumento de la competitividad, la economía abierta beneficia fundamentalmente al consumidor, ya que le permite lograr más y mejores bienes y servicios al menor precio. Esta economía favorece también a las empresas especializadas, a las más eficientes y a las de mediano y gran tamaño ya que son estas las que cuentan con mayor proporción para imponérsele a sus contendientes.

Los ciudadanos de un país también reciben ventajas al tener una economía abierta, siendo el beneficio principal de estos la variada oferta de bienes y servicios con la que cuentan, dándoles al mismo tiempo la oportunidad de invertir sus ahorros en el exterior.

Los países con economía abierta, fundamentalmente aquellos con mayor ganancia por concepto de exportación se analizan desde tres dimensiones básicas:

  1. La apertura de los mercados de bienes y servicios: Radica en la posibilidad que tienen los oferentes y los demandantes en elegir entre los bienes y servicios importados y los exportados.
  2. La apertura de los mercados financieros: No es más que la posibilidad que tienen los inversores de elegir entre los activos financieros internos y los extranjeros. Los países con mayor desarrollo del mundo hasta hace unos pocos años tenían controles de su capital, no obstante, las limitaciones de movimientos de capital se han evaporado con rapidez, produciéndose un incremento de las actividades económico-financieras internacionales.
  3. La apertura de los mercados de factores: Es la posibilidad que tienen las empresas de optar por el lugar en el que aspiran producir y la posibilidad que tienen los empleados de seleccionar el sitio en el que se quieren desempeñar laboralmente, un ejemplo de ello son las empresas transnacionales, que cuentan con fábricas  y plantas en distintos países y sus productos recorren todo el mundo para beneficiarse de los bajos costos.

Las relaciones de comercio internacional se establecen también mediante el intercambio de gestión.

Las relaciones de comercio internacional se establecen también mediante el intercambio de gestión, economía del conocimiento, transferencia de tecnologías y todo tipo de movimiento de bienes y servicios. Sin embargo, existen algunos servicios que no son transferibles a otros países como es el caso de los servicios ferroviarios, entre otros.

Por lo que la economía abierta es una de las formas más usadas para llevar adelante el comercio internacional, que en los últimos tiempos ha llegado a su máxima expresión poniendo en práctica economías más desplegadas a la exportación y la importación como sustento de su modelo económico y con alta incidencia en su Producto Interno Bruto (PIB), estos elementos teóricos hacen que las economías cerradas caigan en el campo de la utopía, pues en los momentos actuales ningún país practica rigurosamente sus requerimientos básicos.

Los países abren sus economías fundamentalmente cuando deciden participar en tratados comerciales ya sea participando en bloques regionales o directamente entre países, los que regulen entradas y salidas de bienes y servicios  poniendo en prácticas vías y formas comerciales que más adelante se puedan convertir en procesos de integración económica.

Por otro lado la economía abierta estimula a la globalización, mayor dependencia entre países y a la concertación de tratados internacionales que busquen independizar a las economías internas de los países, buscando realzar los flujos de capital y la producción mundial.

En la actualidad se nos presenta como una tendencia mundial la variabilidad de la apertura comercial en los diferentes países del mundo, esto se debe a que los países buscan integrarse económicamente mediante negociaciones, lo que hace que cada día cobren más valor y sean más frecuentes las economías abiertas.

En la actualidad se nos presenta como una tendencia mundial la variabilidad de la apertura comercial en los diferentes países del mundo.

En la actualidad es la economía abierta la que en este mundo unipolar y globalizado da la oportunidad de mantener relaciones económicas internacionales estables y seguras, nos proporciona los beneficios del  desarrollo científico técnico, nos abre las puertas a la inversión extranjera y a la colaboración, generando con ello empleos y beneficios enormes para los consumidores de bienes y servicios ante la mayor competencia.

Finalmente, cada día son más las economías abiertas. Los flujos de bienes y servicios y los flujos de factores productivos, fundamentalmente de capital, que se reconocen entre países son cada vez más significativos. Esta economía ha enfrentado el reto de independizar a los países logrando unirlos económicamente, aunque los países realicen ingentes esfuerzos por mantener precios competitivos, asequibles y comparables, las diferencias en cuanto a calidad de vida seguirá existiendo por un largo tiempo.

Vía| Elaboración propia

Más información| Inversion.es , Aula de economía

Imagen|Inversion.es

En QAH| ¿Cuál es el país con la economía más liberal del mundo?

 

RELACIONADOS