Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Las drogas y el alcohol en la Prehistoria

Las drogas y el alcohol son sustancias que siempre han estado presentes en la historia de la humanidad. Ahora un nuevo estudio se suma a un creciente cuerpo de investigaciones que evidencia que algunas culturas antiguas utilizaron estas sustancias en prácticas religiosas y rituales, y no como una forma de recreación.

Adormidera (Papaver somniferum)

Adormidera (Papaver somniferum)

Durante la Prehistoria, la flora europea ofrecía un sinfín de plantas y hongos con propiedades psicoactivas capaces de modificar el estado anímico y mental, como la adormidera, el cáñamo o la mandrágora, así como setas alucinógenas como la Psilocybe semilanceata. 

Para Elisa Guerra Doce (Universidad de Valladolid), autora del estudio publicado en Journal of Archaeological Method and Theory, “estas sustancias psicoactivas en la Europa prehistórica se encuentran en tumbas y lugares ceremoniales, por lo que su consumo está conectado con usos rituales, con el fin de alterar el estado normal de conciencia o incluso para alcanzar un estado de trance”. Un buen ejemplo es la adormidera. Restos de una cápsula de adormidera fueron hallados en el cálculo dental perteneciente a un enterramiento masculino en las minas prehistóricas de Gavà (Barcelona). También en un enterramiento en la cueva de los Murciélagos de Albuñol (Granada) se hallaron cápsulas de adormidera junto a varios esqueletos con su ajuar funerario. La autora también ha documentado representaciones rupestres de estas sustancias. En las pinturas del abrigo de Sierra Pascuala, en Villar del Humo (Cuenca), se representan unas setas que podrían ser alucinógenas, quizá Psilocybe hispanica. Por otra parte, restos de efedra, cornezuelo y algunas variedades de solanáceas se han hallado en varios sitios arqueológicos de toda Europa.

Representación rupestre de setas alucinógenas en Cuenca

Representación rupestre de setas alucinógenas en Cuenca

Muchas de estas sustancias se encontraron en tumbas de individuos de alto estatus o en determinados lugares ceremoniales, lo que sugiere que estas drogas sólo estaban al alcance de una élite privilegiada. Sin embargo, muchas plantas como el cannabis o los hongos de psilocybe, crecen en la naturaleza, lo cual es difícil de controlar. Entonces, ¿cómo se las arreglaban para que las plantas sólo se utilizaran en ritos sagrados? Guerra-Doce cree que un tabú pudo haber sido impuesto a su uso, como indican algunos de los nombres comunes de estas plantas, que apuntan a los efectos nocivos o a los espíritus malignos, con el fin de asustar  sobre su uso.

Uno de los ejemplos más tempranos que sugieren el uso de estas sustancias es Shanidar IV (Iraq), un lugar de enterramiento neandertal  (60,000 BC) donde los investigadores encontraron evidencias de una serie de plantas conocidas por su uso medicinal, lo que sugiere que la tumba podría pertenecer a un chamán. Sin embargo, no todo el mundo apoya  esta teoría. Otros científicos han argumentado que estas plantas podrían haber sido introducidas a la cueva por los animales en un momento posterior.

Caldero para hidromiel hallado en Hochdorf

Caldero para hidromiel hallado en Hochdorf

En cuanto al consumo de alcohol en las primeras sociedades europeas, el análisis de residuos encontrados en diversos artefactos sugiere que hace miles de años la gente consumía hidromiel, vinos de frutas y cerveza a base de trigo y cebada, a menudo en contextos ceremoniales. En algunos casos, la capacidad de los vasos indica que la cantidad de alcohol era elevada. Un ejemplo proviene de una tumba de un varón de la cultura de Hallstatt, datada alrededor de 530 a.C. en Hochdorf (Alemania), donde se halló un enorme caldero de bronce con capacidad para 350 litros de hidromiel.

A pesar de ello, parece que no sólo los humanos buscan alterar su estado anímico. “Algunos mamíferos, muchos primates entre ellos, consumen intencionalmente frutos maduros en búsqueda de sus propiedades que alteran el humor, debido al contenido de etanol”, apuntó finalmente Guerra-Doce.

 

Vía| Huffington Post

Imagen| Adormidera, pinturas rupestres, caldero

RELACIONADOS