Historia 


Las diásporas armenias

A pesar de que el pueblo armenio vivió uno de los primeros genocidios del siglo XX, todavía se habla poco de Armenia y su historia sigue siendo poco conocida para la mayoría de la gente. Sabemos que la masacre puesta en acto por parte del Imperio Otomano a partir del 1915 causó una diáspora de los armenios supervivientes a varias partes del mundo. Pero no se trató del primer éxodo de este pueblo, que se remonta al 1044 cuando los tártaros ocuparon Ani, capital del reino de Armenia en la época medieval. Desde entonces empezaron las peregrinaciones de los armenios, que a lo largo de la historia se establecieron en Jerusalén, Chipre, Irán, Etiopía, dando origen a grupos numerosos que todavía existen hoy en día. Una de las más antiguas es la comunidad de Etiopía, que en la actualidad cuenta con 2.000 personas, mientras en Europa el país que registra el mayor número de armenios es Francia con alrededor de 500.000 personas. La comunidad armenia más grande del mundo se encuentra en Norte América, con más de un millón de individuos, casi todos residentes en Estados Unidos.

Armenios amontonados en vagones de transporte.

Armenios amontonados en vagones de transporte (1915).

La parte más consistente de la diáspora fue el fruto de las masacres hamidianas de 1894-1896, cuando el sultán Abdul Hamid II utilizó a los armenios súbditos del Imperio Otomano como chivos expiatorios de la crisis que atenazaba el país y comenzó una política de severidad y terror que provocó 50.000 víctimas en apenas dos años, además de expropiaciones y saqueos de los bienes y riquezas de las familias armenias. El fin de Abdul Hamid era la aniquilación de la población armenia y para conseguirlo se sirvió también de la religión, fomentando el odio entre musulmanes y cristianos. La reacción indignada de muchos países europeos no impidió que las persecuciones recomenzasen en 1909 hasta llegar al  genocidio del 1915-1923, que los armenios llaman Metz Yeghern, el “gran crimen”, perpetrado por el gobierno de los Jóvenes Turcos que tomaron el poder en 1908. En estos años fueron asesinados alrededor de 1.500.000 personas, es decir dos tercios de la población armenia presente en el territorio del Imperio Otomano, muchos niños fueron arrastrados de sus familias e islamizados y muchas mujeres encerradas en los harenes. Los métodos de exterminios utilizados por los turcos servirían de inspiración a los alemanes, aliados del Imperio Otomano durante la I Guerra Mundial, para realizar el Holocausto. No obstante la entidad del genocidio armenio, después de un siglo aun hay países que no reconocen lo ocurrido, en primer lugar Turquía que se niega a admitir su responsabilidad, reduciendo el genocidio a simple consecuencia de las luchas intestinas en el territorio del Imperio Otomano entre los siglos XIX y XX.

Los acontecimientos de los años 1915-1923 han dado origen a la diáspora más grande del pueblo armenio y a la vez han puesto a prueba a la capacidad de adaptación de este pueblo, que ha conseguido conservar su identidad cultural en todas las naciones donde se ha instalado. Los aspectos que mayormente mantienen los armenios de todo el mundo son sin duda la lengua y la religión; mantener viva la primera en particular no es un reto fácil y por eso se han creado varias asociaciones que organizan cursos de idioma armenio y promueven iniciativas para dar a conocer la historia y la cultura de Armenia. Un ejemplo significativo es el de Venecia cuyas conexiones con los armenios se remontan casi a los origenes de la ciudad y donde cada año una asociación organiza cursos intensivos de idioma y cultura armenia donde acuden personas procedentes de varios países. La religión es el segundo elemento de cohesión para los armenios, un punto de fuerza; no hay que olvidar que Armenia fue la primera nación en adoptar el cristianismo como religión de estado en el año 301.

Vía|Italiarmenia
Más información|Gariwo;Genocidio armenio.
Imagen|Deportados.
En QAH|Armenia existe; Genocidio armenio.

RELACIONADOS