Economía y Empresa, Finanzas 


Las cuentas de la Empresa (II): Cuentas de Gestión

Las cuentas de la Empresa (II): Cuentas de Gestión

En el artículo anterior nos hacíamos eco de las cuentas de patrimonio que una empresa podía enfrentarse en su actividad ordinaria, separando y explicando cuáles eran los grandes grupos que integran el balance de situación. Hoy cerramos el capítulo de las cuentas de la empresa con las conocidas como cuentas de gestión.

Éstas cuentas son -principalmente- las que registran un ingreso o un gasto en la actividad de la empresa. Para diferenciarlas de las de patrimonio, debemos saber diferenciar si afectan o no al patrimonio final de la empresa, si lo incrementa o lo reduce. Al final de año se hace una cuenta que aúna todas las cuentas de gestión que se llama Resultado del Ejercicio.

Será en ese momento en el que representaremos cómo ha ido el año (si hemos tenido más ingresos que gastos) tendremos beneficios que aumentarán el balance, o si por lo contrario hemos tenido pérdidas, tendremos que reducir el balance ya que habremos perdido patrimonio en el ejercicio finalizado.

Mientras que las cuentas de patrimonio se reflejan en un balance de situación, las de gestión se plasman en un documento llamado cuenta de resultados. El principal objetivo de éste se encuentra en clarificar de dónde proviene el resultado obtenido. A grandes rasgos los principales indicadores suelen ser el resultados operativo, el resultado financiero y el EBITDA.

· El resultado operativo informa directamente del resultado que obtenemos por la propia actividad de la empresa. Por ejemplo si producimos mesas, imputaremos todos los costes por hacer las mesas y lo restaremos de los ingresos obtenidos por su venta.

· El resultado financiero refleja los gastos o ingresos que obtiene la empresa a través de las inversiones financieras que realiza. Podemos pensar en intereses a favor o en contra que la empresa registra a lo largo de un ejercicio.

· El EBITDA proviene de Earnings before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization y si lo traducimos nos viene a decir algo similar como Beneficios antes de los Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones. Muchas veces se utiliza el EBITDA en lugar del Beneficio Neto ya que elimina el entorno fiscal y nos muestra los resultados sin impuestos pudiendo comparar empresas a nivel global. Elimina gastos no ejecutados como las amortizaciones y por último no tiene en cuenta los intereses por lo tanto excluye la estructura financiera de la empresa.

Para resumir este capítulo sobre las diferentes cuentas de la empresa es importante recordar que los dos grandes grupos de cuentas son de Patrimonio y de Gestión. Las primeras reflejan qué tenemos y cómo lo financiamos externamente (deudas) o internamente (recursos propios que ya explicaremos). En cambio, las cuentas de gestión nos informan de cómo estamos gestionando la empresa durante el periodo analizado, qué ingresamos y en qué gastamos.

Vía| Contabilidad

Más Información| Gabilos

Imagen| Bolsia

En QAH| ¿Qué es el Indicador financiero EBITDA?, Las cuentas de la Empresa (I): Cuentas de patrimonio

RELACIONADOS