Economía y Empresa, Finanzas 


Las cuatro únicas salidas a esta crisis

Las opciones son muy pocas, básicamente cuatro

Mucho se ha hablado ya de cómo hemos llegado a esta crisis y hoy no voy a tratar sobre los motivos que nos han llevado a esta situación. Hoy voy a intentar dibujar cuales son las opciones existentes para solucionarla, y todas son duras, ninguna es fácil.

Para ello tenemos que diagnosticar cual es el mayor problema al que se enfrentan los países para los próximos años, ¿el crecimiento, el desempleo, la inflación…? Todos ellos son muy importantes, pero el mayor de todos es el gran endeudamiento de los países, tema del que se lleva tiempo hablando. Si no se desacomodan no podrán acometer políticas de crecimiento para reducir el desempleo y mejorar el crecimiento. Y esto no solo afecta a los países del sur de Europa, sino que países como EEUU e Inglaterra tienen el mismo reto en los despachos de sus ministerios de economía.

Repasemos los datos de nuestro país: 216% de endeudamiento del sector privado y el correspondiente al sector público es de 77,4% del PIB en el tercer trimestre (sin tener en cuenta las ayudas al sector financiero y a las comunidades), su nivel más alto desde 1912.

El caso español, sin duda, es el más significativo, al comenzar la crisis económica -en 2007- su nivel de endeudamiento público se situaba por debajo del 40% del Producto Interior Bruto (PIB). Pero cabe destacar que, según las últimas estimaciones de la Comisión Europea, ese dato podría alcanzar el 114,4% en 2020. Incluso en el peor de los casos, si no se produce un cambio brusco de tendencia a través de medidas de ajuste, podría alcanzar el 129,4% del PIB en 2030. Esto representa un increíble aumento de la deuda pública de unos 750.000 millones de euros en apenas 13 años.

Por tanto si hay que reducir el endeudamiento y esto es: Deuda/PIB, las opciones son muy pocas, básicamente cuatro:

1. O incrementar el denominador, es decir, subir el PIB. Ésta es la opción ideal y que todos los países desean, pues significa crecimiento global (solución 1).

2. O reducir el numerador, es decir, reducir la Deuda. Y para este caso solo existen tres opciones: el Impago (solución 2), la austeridad (solución 3) y la devaluación (solución 4). Vamos a desgranarlas:

El impago o default es hasta ahora impensable en España, pues sería expulsada de los mercados y no podría volver a financiarse durante muchos años, como ya pasó con Argentina cuando suspendió pagos en 2001 y dejó de pagar 81.800 millones de dólares de deuda soberana. La situación de este país no es deseable por ninguna otra nación hoy en día. (Solución 2).

La austeridad es la que ya estamos viviendo, desde la reducción del coste del despido, al incremento de impuestos, pasando por la bajada de sueldos a funcionarios, privatizaciones, en definitiva, reducción del estado de bienestar social. Por poner un ejemplo, el gobierno ha subido 27 impuestos en los últimos 12 meses. Y lo peor es que se crea una espiral en la que se recauda menos, cada vez hay menos renta disponible, cae el consumo y se genera más déficit para mantener los gastos sociales del estado. (Solución 3).

Y por último, la devaluación de la deuda. Y en este caso solo hay una solución y se llama inflación.  La inflación en el año 2012 en España fue del 2.9% y esto hace que nuestro poder adquisitivo sea menor, entonces, ¿por qué puede ser buena? Porque si los precios suben y con ellos los salarios, cada vez será mas fácil pagar la deuda, puesto que ésta será siempre la misma. Según un estudio realizado por Flossbach von Storch, necesitaríamos 10 años con una inflación al 5,5% para conseguir una reducción de deuda del 100% al 60% con un déficit del 3% anual (cuando el nuestro es más del doble) y de un 3,5% para conseguirlo en 20 años. (Solución 4).

Hoy el gobierno está utilizando la austeridad (solución 3) para llegar al crecimiento (solución 1). Llegados a este punto parece que una de las pocas soluciones es la inflación (solución 4), a pesar de que reduzca el poder adquisitivo y más si nuestros salarios no se actualizaran conforme al IPC. Pero también es muy grave la escasez de empleo que ocasiona un entorno económico como el actual. Esta opción no es fácil, ya que los alemanes detestan la inflación y por ahora son los que manejan las cuentas europeas.

¿Qué solución eliges tú sabiendo que todas van a exigir importantes sacrificios por parte de todos?

Más información| Flossbach von Storch

Imágenes| inma-economia.blogspot.com.es

En QAH| Gobierno tecnócrata: ¿Qué es y qué sentido tendría hoy en España?, ¿Diferencias entre el Rescate Español, la Intervención de Grecia y el Default de Argentina?

 

RELACIONADOS