ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Las costas procesales

Es tradicional en la doctrina española la distinción entre costes o gastos del proceso y costas procesales. El primero es un concepto general, que han de realizar los litigantes con ocasión de la actividad procesal y que encuentran en ella su causa de producción mediata o inmediata. Las costas tienen un ámbito más restringido y se definen como aquellos gastos que han de satisfacer los litigantes como consecuencia de un proceso, de los que una de las partes puede reembolsarse si se produce la condena en costas de la contraria.

Según el art.241 LEC, las costas procesales están integradas por:

  • Honorarios de la defensa y representación técnica cuando sean preceptivas.
  • Inserción de anuncios o de edictos que de forma obligada deban publicarse en el curso del oficio.
  • Depósitos necesarios para la presentación de recursos.
  • Derechos de peritos y demás abonos que deban realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso. La regulación del dictamen pericial afecta a la naturaleza de los honorarios, que sólo podrán ser incluidos en la tasación de costas cuando la prueba pericial haya sido admitida por el Tribunal. Respecto de los testigos, los gastos que genere su comparecencia tendrán la consideración de costas, salvo los gastos de los que excedan de tres por cada hecho discutido, que serán en todo caso de cuenta de la parte que los haya propuesto (art. 363.1)
  • Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que hayan de solicitarse conforme a la Ley.
  • Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.

Pago de las costas.

Salvo los supuestos de reconocimiento del derecho a litigar gratuitamente, desde que se inicia el proceso, las partes están gravadas por la carga de ir satisfaciendo las costas que se vayan causando a su instancia, anticipando las cantidades que exija la actuación procesal concreta que el litigante pretende que se lleve a cabo (art. 241.1). De  no proveerse previamente a su pago, no se realizará la diligencia o actuación postulada o no se dará curso a su petición.  Esta regla rige tanto en primera instancia como en fase de recursos ordinarios y extraordinarios.

La LEC garantiza el crédito del acreedor derivado de actuaciones procesales frente a la parte que venga obligada a satisfacerlo, pudiendo reclamar la cantidad sin esperar a que el proceso concluya (art. 241.2).

Respecto de los criterios de imposición, la regla general es el vencimiento (art. 394.1).

Como excepción se permite que el tribunal no imponga costas al vencido cuando aprecie que el caso presentaba serias dudas de hecho y de derecho.

El art. 394.2 dispone que cada parte pagará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad para el caso de que fuera parcial la estimación o desestimación de las pretensiones.

Respecto del allanamiento, el art. 395 distingue entre que tenga lugar antes de contestar a la demanda, en cuyo caso solo se impondrán las costas si se aprecia mala fe; y entre que se produzca después de contestar a la demanda, en cuyo caso se aplicará la regla general del vencimiento.

Para el caso del desistimiento, el art. 396 dispone que, si no ha de ser consentido por el demandado, correrá el demandante con todas las costas. Caso de ser consentido no habrá lugar a la condena en costas.

Límites de la condena en costas.

No se incluirán en las costas:

  • Las diligencias, escritos y actuaciones innecesarias, superfluas o no autorizadas (art. 243.2).Tampoco las partidas de minutas que no se expresen detalladamente o que no se refieran a honorarios que no se hayan devengado en el pleito.
  • Se reducirá el importe de los honorarios de los abogados y demás profesionales que no estén sujetos a tarifa o arancel cuando los reclamados excedan del límite a que se refiere el art. 394.3 y no se hubiese declarado la temeridad del litigante condenado en costas.
  • Las costas de actuaciones o incidentes en que hubiese sido condenada expresamente la parte favorecida por el pronunciamiento sobre costas en el asunto principal.
  • Los gastos por testigos que excedan de tres por cada hecho discutido (art. 363).
  • Se prohíbe la condena en costas al Ministerio Fiscal (art. 394.4).

El beneficiario de la condena en costas es el litigante contrario personalmente, como titular del crédito para exigir el reembolso, de modo que ni el abogado ni el procurado ostentan crédito alguno contra el condenado.

Vía| MORENO CATENA y CORTÉS DOMÍNGUEZ, Derecho Procesal Civil. Parte General, Edit. Tirant lo Blanch, Valencia (2010).

Más información| Noticias Jurídicas

Imagen| Balanza

En QAH | ¿Se puede acabar un proceso sin sentencia?, El principio de congruencia en el Derecho español, o ¿Pueden los jueces sentenciar cualquier cosa?

José Antonio Gómez Santamaría Escrito por el ago 29 2011. Archivado bajo Derecho Público, Jurídico.





CONOCE AL REDACTOR

José Antonio Gómez Santamaría

Twitter
José Antonio Gómez Santamaría

dontknow

Acceder |