Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Uncategorized 


Las cosas que voy aprendiendo en este nuevo camino y que quiero quiero compartir…

El año pasado, la vida me dio la más grande felicidad y la más grande “tristeza” en una sola vivencia y persona. Por ello, le estoy infinitamente agradecida. Agradecida por los magníficos momentos y los no tan magníficos. Agradecida, porque eso me ha permitido reinventarme; logrando que este sea mi mejor año, siendo tan plena y feliz, conociéndome a niveles insospechados, amándome como nunca. Eso es lo valioso de la vida, que se puede recomenzar en el instante que se desee.

Les dejo mis principales aprendizajes; los cuales refuerzo a cada segundo y hago parte de mi espíritu.

  1. Agradece. Agradece todo, agradece cada vez que te levantas, cada respiración, cada lágrima. Siempre hay algo que agradecer, y ese algo es el motivo para que cada día, seamos felices. Por mi parte, agradezco a mis profesores de yoga y del coach, a mis padres por su apoyo incondicional y fe total en mí, a todos mis jefes, a mis amigos del coach (amigos para toda la vida), a Zrii, a Anita, a Fernando, a Andrea, a Pedro; y a todos los que se cruzan en mi camino (yo me encargo de que todos me enseñen algo),  Finalmente, a este espacio, que me permite llegar a Uds. Con inspirar a una sola persona…ya valió la pena.
  1. Autoconócete, auto obsérvate, autoreflexiona, automotívate: Mira cada paso que das. Escucha tu respiración. Capta las señales de tu cuerpo y los mensajes de cada día. Analiza tus acciones. Impúlsate: no esperes que alguien lo haga, date solo el empujón.
  1. Ten un plan de vida. ¿Quién eres?, ¿Por qué estás aquí?, ¿Qué necesitas para ser feliz?, ¿Te sientes en paz?, ¿Qué te lo impide? Conoce tus valores, tus pilares, tus principios. Crea una razón de existir y traza tu plan de acción para lograrla.
  1. Eres lo que piensas. Desde ahí arriba, LO CONTROLAS TODO. Como piensas, sientes; como sientes, actúas; como actúas, vives. Aumenta tus creencias potenciadoras y elimina tus creencias limitantes. Creencias del pasado que por algo no te están funcionando.
  1. Lo único que puedes controlar son tus acciones. El cambio comienza en ti. Cómo le puedes pedir a los demás cambiar, si ni si quiera puedes contigo. No olvides que: para que surja un conflicto, en algo tuviste que contribuir (hasta por no hacer nada). Ok, tal vez, la otra persona tiene mayor responsabilidad, pero tú puedes tener el 2%. Enfócate en ese 2%, porque es lo único que puedes controlar y cambiar AHORA MISMO. No puedes poner tu vida y sueños en manos de los demás.
  1. Rompe paradigmas. “Desaprender para aprender”. Sé resiliente. Aprende de tus malos momentos. Cambia, todos los días. Crece. Reinvéntate. Elimina los prejuicios.13238880_10154322641454155_5206213859629689314_n
  1. Respira, medita y haz yoga: Busca dentro de ti. Todas las respuestas para hacerte feliz están en tu interior; sólo es es cuestión de saber escucharlas, de bajar el ruido exterior. Ponte como prioridad. APRENDE A RESPIRAR.
  1. Rodéate de gente mejor que tú. Eres el promedio de las personas con las que te rodeas. Gente que te sume. Déjate “adiestrar”. Sé humilde. A veces, baja la cabeza. Hay gente que ya lo intentó y lo probó. Aprende a estar en el lugar correcto. PIDE: mientras más pidas, más recibirás (sin miedo). “Hay valores que en el ser humano florecen cuando el maestro adecuado llega a tu vida.”
  1. Invierte en ti. Invierte en tu crecimiento personal: en tu espíritu, en tu alma, en tu mente. Si aún no tienes posibilidades de solventar todo lo que deseas, ELIGE. No dudes en invertir en tu crecimiento. La ropa, la fiesta, la manicure…puede esperar.
  1. Sé un ser inspirador. Devuélvele a la vida el regalo que te ha dado. TRASCIENDE. Deja huella. No compitas con los demás, compite contigo. Ayuda. Da la mano.
  1. Levántate. No todos los días se quiere hacer yoga. Por su puesto que hay días agotadores; pero levántate, sal, no lo pienses. Enfócate en el resultado. A veces, el proceso para llegar a lo que se desea puede ser “desmotivante”. Será difícil, habrá mucho rechazo, sin embargo, visualiza el resultado. Ello hará que el camino NO SEA NEGOCIABLE.
  1. El “aquí y ahora”. No hay pasado, no hay futuro. Exceso de pasado, igual depresión; exceso de futuro, igual ansiedad. Disfruta el hoy: el sol, el abrazo, el café. Jamás te avergüences de tu pasado. Lo que eres hoy es el resultado de ese pasado lleno de batallas ganadas. No sabes lo inspirador que puedes ser para otros.
  1. NO A LA VICTIMIZACIÓN. No seas una florecita sutil. Incomódate. Sal de tu entorno (ahí no encontrarás nuevos retos y enseñanzas). Recuerda que: La vida sólo te da los problemas que puedes ser capaz de superar. Saca “músculos” para superar un problema, y si se te viene otro peor; NO PASA NADA, “saca más músculo”. Está bien, llora, llora un poco, ten tu proceso de duelo, ¿1 día?, ¿Suficiente? Luego, en la noche, siéntate y empieza con tu plan de acción para mañana.
  1. Y para terminar: ÁMATE, AMA, SÉ AMOR. Ama a tu familia, ama a tu empresa, ama a tu equipo, ama tu lucha, ama tus angustias, ama tus dudas, ama tus debilidades, ama tus “errores”. APLAUDETE por lo “imperfecto” y perfecto que eres.

“Eres un guerrero. Eres un campeón. No lo dudes nunca. Permite que tu luz brille siempre.”

 

Vía| Alejandra Lezama

Imagen| Cedidas por Alejandra Lezama

Vídeo| Queda prohibido

RELACIONADOS