Actualidad Jurídica, Jurídico 


Las compañías aéreas: cláusulas abusivas y equipaje

Una vez más el tema de las cláusulas abusivas vuelve a centrar todas las miradas. Esta vez le ha tocado el turno a las compañías aéreas, y es que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante, TJUE)  resolvió en una reciente sentencia que la imposición de un recargo por maleta facturada no puede considerarse una cláusula abusiva.

En primer lugar, habrá que refrescar la memoria –sí, lo sé, la teoría no es lo más divertido del mundo pero es necesaria- sobre qué son las cláusulas abusivas. Se consideran cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquellas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

Siguiendo con esta línea teórica, lo cierto es que la normativa española -artículo 97 de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, modificada por la Ley 1/2011, de 4 de marzo, por la que se establece el Programa Estatal de Seguridad Operacional para la Aviación Civil y se modifica la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea– dispone que “el transportista estará obligado a transportar juntamente con los viajeros, y dentro del precio del billete, el equipaje con los límites de peso, independientemente del número de bultos, y volumen que fijen los Reglamentos. El exceso será objeto de estipulación especial”.

La prohibición, prevista en la normativa española, de permitir a las aerolíneas aplicar un recargo por el equipaje facturado vulnera la legislación de la Unión Europea ya que no permite fijar libremente un precio y obliga a las compañías, en cualquier circunstancia, a transportar no sólo al pasajero sino también el equipaje facturado de éste por el precio del billete de avión sin que pueda exigirse ningún suplemento de precio.

La normativa nacional no puede cuestionar las disposiciones sobre precios establecidas en la Unión. El transporte aéreo ha experimentado un fuerte crecimiento y esto ha provocado una evolución a la hora de fijar los precios. Así, el TJUE establece que “determinadas compañías siguen actualmente un modelo comercial consistente en ofrecer servicios aéreos al precio más bajo. En este modelo, el coste ligado al transporte del equipaje, en cuanto componente del precio de tales servicios, es un elemento importante. Por tanto, los transportistas aéreos de que se trata pueden querer imponer el pago de un suplemento de precio por ello”.

¿Es el equipaje un elemento indispensable en el servicio prestado?

¿Es el equipaje un elemento indispensable en el servicio prestado?

La clave que da el Magistrado, para valorar la posibilidad de incrementar o no el precio del billete, se halla en si el equipaje constituye un elemento indispensable o no del servicio prestado. Mientras que, en un principio, el equipaje de mano, entendido como equipaje no facturado, debe considerarse un elemento indispensable del transporte de los pasajeros y su transporte no puede ser objeto de un suplemento de precio -siempre y cuando dicho equipaje responda a las exigencias razonables relativas a su peso y dimensiones- el servicio de transporte del equipaje facturado no puede considerarse obligatorio o indispensable para el transporte de los pasajeros ya que puede generarle costes adicionales al transportista, además de la mayor responsabilidad del transportista por los daños ocasionados al equipaje.

Vía| Europapress ; El Mundo

Imagen| Equipaje ; Avión

RELACIONADOS