Reflexiones 


Las claves para una buena digestión (III)

 

Las claves para una buena digestión (III)

Las claves para una buena digestión (III)

Como vimos en los dos artículos previos sobre este tema, tener una correcta digestión es básico para nuestra salud y nuestro bienestar general y podemos lograrlo siguiendo unos sencillos consejos y pautas. Pero a veces no es tan fácil y necesitamos una ayuda extra, para lo cual aparecen los siguientes alimentos.

El jengibre:

Posee propiedades estimulantes y carminativas para el tratamiento de flatulencias y dispepsias. Es especialmente útil en gastritis y paliando los vómitos y las náuseas. Debido a su sabor picante estimula las digestiones lentas y pesadas y aumenta el calor interno favoreciendo la digestión.

Ciruelas Umeboshi:

Se trata de ciruelas sin madurar fermentadas durante dos años, gracias a sus propiedades neutraliza nuestro exceso de alimentos Yin y estimula el intestino, el hígado y la vesícula biliar alcalinizando nuestra sangre y aumentando nuestras defensas. La mejor manera de tomarla es poner un poco bajo la lengua y dejar que se genere saliva para luego tragarla y comenzar la digestión.

Productos fermentados:

Como el Miso y el Tamari, ambos procedentes de la fermentación de la soja, aunque el miso puede hacerse de cebada o arroz. Para que sean eficaces no deben estar pasteurizados ni calentados en exceso.

Otro tipo de fermentados muy interesantes son el Chucrut o los pickles de verduras .

Germinados:

Desarrollan también una gran cantidad de enzimas que nos facilitan mucho la digestión. Pero enfrían, así que no debemos abusar sino tenerlo como soporte.

Otras ayudas enzimáticas: 

El trigo germinado, muy rico en amilasa que ayuda a digerir los almidones.

Preparados dietéticos ricos en proteasas de origen natural provenientes de la piña y la papaya, también podemos comer la piña o la papaya pero son frutas que enfrían el sistema digestivo.

En la última fase de la digestión será imprescindible tener en buenas condiciones la microbiota intestinal, que es la encargada de rematar el proceso digestivo. Para mantenerla en las condiciones óptimas recordamos algunas ayudas: la fibra soluble, los fermentados, un buen medio ácido, y suplementos probióticos que deberá recetar un médico en caso de ser necesarios.

Como colofón final a esta serie de consejos para favorecer la digestión voy a dar la receta de un caldo que, especialmente para aquellas personas deficitarias de calor interno y que por lo tanto digieren mal, puede ser un gran aliado.

  • 2 litros de agua
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 nabo
  • 1 trozo de 10cm de alga Kombu
  • 1 trozo de 10 cm de alga Wakame
  • 3 rodajas de jengibre
  • 1 cucharadita pequeña de miso sin pasteurizar por taza de caldo

Tomar una taza de este caldo (sin los trozos de verduras si digerimos muy mal) antes de cada comida reforzará nuestro sistema digestivo y favorecerá un ambiente idóneo para la digestión.

Todos los consejos explicados en este y en los previos artículos son ajustables a cada persona, por lo que tendremos que valorar nuestras necesidades basándonos en nuestras sensaciones y recurriendo a profesionales si lo vemos oportuno. Si somos personas sanas y sin problemas digestivos no tendríamos por que necesitar algunos de estos elementos, pero siempre es bueno tenerlos en cuenta y experimentar para mejorar en todo lo que podamos.

 

Vía| digestión

Imagen| digestión

En QAH| Las claves para una buena digestión (I), Las claves para una buena digestión (II), Mindful eating: Introducción a la alimentación consciente, Superalimentos (I): La alimentación consciente, Superalimentos (II): El poder en tu despensa

RELACIONADOS