Reflexiones 


Las claves para una buena digestión (II)

 

Las claves para una buena digestión (II)

Las claves para una buena digestión (II)

Siguiendo con el tema de la digestión, nos quedamos en los consejos para favorecerla y nombramos qué alimentos eran mejores para este fin. Vamos a continuar hablando de alimentos y trucos para digerir lo mejor posible, y empezaremos hablando de los granos enteros.

Dentro de este grupo, los más fácilmente digeribles por el tipo de fibra y de almidón que tienen serían el trigo sarraceno, la avena, el arroz integral, la quinoa y el mijo. Para ser digeribles siempre deberán ser bien cocinados, ya que si no los almidones no se podrán digerir.

Para ello deben ser cocinados a fuego lento para ablandar la cáscara, algunos trucos son dejarlos en remojo una hora o más, aclararlos después varias veces y tostarlos en la olla sin aceite justo antes de echar el agua.

Sabías que…hoy en día la mayoría de los panes y pastas están hechos con trigo refinado cuya mezcla de harina con emulgentes impedirá que nuestras enzimas digestivas ataquen al gluten, éste podría ser uno de los motivos del gran aumento de intolerancias de este tipo.

Otro factor a tener en cuenta cuando hablamos de digestiones son los sabores, el sabor amargo en concreto será un gran aliado a la hora de facilitar el proceso de descenso de los alimentos. Según la teoría de los cinco elementos de la medicina tradicional china, el sabor amargo abre el apetito y favorece las digestiones lentas, el sabor salado despierta el apetito y hace correr los fluidos, el  ácido nos ayuda con los alimentos fritos al estimular las secreciones biliares, y el picante puede ser muy beneficioso para aquellos que necesitan calor en el estómago. El jengibre es un gran aliado en estos casos y fortalece los sistemas digestivos débiles. Respecto al sabor dulce, y no me refiero al del pastel de chocolate, sino al de los granos integrales o algunas verduras como la calabaza, no es que mejore la digestión, sino que fortalece el bazo y el páncreas haciendo que a la larga el sistema digestivo sea más fuerte.

Otro alimento imprescindible en nuestra dieta y sobre todo en el caso de personas vegetarianas o veganas, son las legumbres. Las legumbres son sin duda la mejor fuente vegetal de proteínas y a pesar de lo que se cree normalmente son proteínas de muy buena calidad. Pero sí es cierto que hay que saber cocinarlas adecuadamente para que nos sienten bien y poder asimilar todos sus nutrientes. Algunos trucos serían remojarlas y tirar el agua un par de veces, incluso tirar el primer agua de cocción o eliminar la espuma que sale cuando rompe a hervir. También debemos cocinarlas a fuego muy lento para ablandar la fibra y el almidón que tienen o añadir alga Kombu que ablanda este almidón. Poner jengibre para que su picante estimule la producción de jugos digestivos, o añadir al final de la cocción hierbas carminativas para eliminar gases. Otras opciones tradicionales para tomar la legumbre serían aquellas fermentadas como el Tempeh (de soja o garbanzos generalmente), o la germinación aunque este último caso no es tan digerible.

Hasta ahora hemos visto cómo debemos prepararlos para comer, qué debemos evitar y cómo tenemos que cocinar o acompañar ciertos alimentos para que nos sienten mejor. Si todo esto no fuera suficiente para tener una buena digestión, contamos con otras ayudas que expondré en el próximo artículo.

 

Vía| digestión

Imagen| digestión

En QAH| Las claves para una buena digestión (I), Mindful eating: introducción a la alimentación consciente, Superalimentos (I): La alimentación consciente, Superalimentos (II): el poder en tu despensa

RELACIONADOS