Reflexiones 


Las claves para una buena digestión (I)

 

digestion

Las claves para una buena digestión (I)

Una buena salud se basa en gran medida en que nuestro organismo esté bien nutrido y cuente con las ayudas necesarias para renovarse, para lo cual, es imprescindible una buena digestión.

Durante el proceso digestivo convertimos las macromoléculas de los nutrientes en moléculas muy sencillas, nutrientes simples, que debemos absorber en los intestinos para después ir a la sangre donde nutrirán todos los tejidos de nuestro organismo. Por ejemplo, en el caso de las proteínas, esos nutrientes complejos se convertirán en aminoácidos por la acción de las enzimas proteasas.

A través de algunos de estos nutrientes obtendremos la energía que necesitamos para sobrevivir, y con otros repararemos los distintos tejidos de nuestro cuerpo. El 98% de la materia que compone nuestro cuerpo se renueva cada año gracias a aquello que comemos, y es por eso que es tan esencial cuidar nuestra alimentación.

¿Qué consejos generales podemos seguir para favorecer una correcta digestión?

  • Ponernos en situación y centrarnos en la comida, evitar distracciones como la televisión y estrés o sobresaltos.
  • Masticar los alimentos correctamente, ya que favoreceremos la secreción de saliva y sus enzimas amilasas para estimular la digestión, a la vez que implusamos el correcto funcionamiento de los meridianos del estómago y los intestinos.
  • Ser conscientes de que aquellos alimentos más concentrados como el queso curado, los fritos, las grasas, los frutos secos, los embutidos…son de difícil digestión y hay que tomarlos con mesura o junto a otros alimentos que, como veremos más adelante, facilitan su asimilación.
  • Es importante que nos encontremos en un ambiente cálido a la hora de comer, tanto externa como internamente, y es que los alimentos que enfrían o las bebidas frías mientras comemos nos hacen más complicado digerir.
  • También los postres o la fruta después de comer pueden suponer un problema para este fin.
  • Evitar el consumo de antiácidos, ya que a pesar de que se recetan para facilitar la digestión contrarrestando la acidez del estómago,  para hacer la digestión necesitamos tener un buen ácido clorhídrico en el estómago que desaparece con el uso de estos productos.

Una vez que tenemos algunas ideas sobre cómo favorecer o no complicar la digestión, vamos a ver qué alimentos son aquellos de fácil digestión:

  • Las frutas
  • Las verduras
  • Los pescados blancos
  • Los cereales integrales (granos enteros) bien cocidos
  • Los cereales semiintegrales en el caso de que contemos con dificultades importantes para digerir

Como veis, no son consejos complicados sino que están al alcance de todos y pueden suponer una diferencia a la hora de asimilar los alimentos. En próximos artículos comentaremos de forma más profunda y detallada las características de esos alimentos más digeribles y qué otros pueden ayudarnos a digerir mucho mejor.

 

Vía|  digestión

Imagen| digestión

En QAH| Mindful eating: introducción a la alimentación consciente, Superalimentos (I): alimentación consciente, Superalimentos (II): el poder en tu despensa

RELACIONADOS