Jurídico 


Las cláusulas abusivas en los contratos de adhesión (II)

Tal y como describimos en el artículo anterior, el consumidor se halla en una situación de manifiesta inferioridad en su condición de contratante más débil, el legislador ha optado por ofrecer al mismo una especial protección, sobre todo a través de las siguientes leyes: el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, y otras leyes complementarias (en adelante, TRLGDCU o LGDCU), y la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre las Condiciones Generales de la Contratación (en adelante, LCGC).

Como conceptos clave a tener en cuenta, nos encontramos con:

  • 1. Las “cláusulas predispuestas” (e impuestas): son aquéllas redactadas en los denominados “contratos de adhesión” por una parte contractual, contratante que ocupa una posición de dominio y que impone al consumidor que actúa en calidad de contratante más débil, con la finalidad de ser incorporadas a una pluralidad de contratos (art. 1.1 LCGC), lo que conlleva necesariamente a las siguientes consecuencias:
    a) La imposibilidad de negociación del contenido contractual o de una parte sustancial del mismo por el consumidor.
    b) Como consecuencia de ello, la inmediata aplicación de las normas especiales contenidas en las mencionadas LCGC y TRLGDCU.

Protección consumidores y usuariosComo plus de protección al consumidor, “se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquellas prácticas no consentidas expresamente que causen, en contra de las exigencias de la buena fe (ex. art. 7 del Código Civil) y en perjuicio del consumidor/usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato” (art. 82.1 TRLGDCU), pudiendo ser abusiva la cláusula inclusive cuando la misma no sea transparente. En este sentido, el denominado control de contenido (regulado en los arts. 82 y ss. TRLGDCU y 8.2 LCGC) estipula que las cláusulas consideradas abusivas son nulas y se tienen por no puestas. Para la doctrina más relevante en la materia esta nulidad es una invalidez, pero tratándose de una figura intermedia entre la nulidad propiamente dicha y la anulabilidad: “El hecho de que, como regla general, las cláusulas abusivas se tengan por no puestas significa que estamos ante una nulidad parcial coactiva, en cuanto que, suprimida la cláusula abusiva, se mantiene en pie el resto del contrato aunque el predisponente pruebe que él no habría contratado sólo con las cláusulas correctas, con la finalidad de que el adherente conserve el bien o el servicio” (CLAVERÍA GOSÁLVEZ, LUIS HUMBERTO). Ahora bien, si suprimiendo dichas cláusulas abusivas queda sin utilidad para el adherente el resto del contenido del contrato, generándose una situación no equitativa entre los contratantes, se puede instar la ineficacia del mismo, aplicándose lo establecido al respecto en el párrafo final del art. 83 TRLGDCU “Sólo cuando las cláusulas subsistentes determinen una situación no equitativa en la posición de las partes que no pueda ser subsanada podrá el Juez declarar la ineficacia del contrato”. Recuérdese además, que, según el artículo 61.2 TRLGDCU, el consumidor/usuario puede exigir las condiciones del producto o servicio descritas en su oferta de publicidad, aun cuando no figuren expresamente reflejadas en el contrato (STS, 26 de junio 1999). Por ende, este deber de cumplimiento contractual se extiende a la obligación de cumplir lo ofertado en folletos publicitarios (STS, de 29 de septiembre de 2004).

La normativa aplicable a tener en cuenta en la protección de consumidores y usuarios es la siguiente: Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993; Constitución Española (CE), en su artículo 51; Código Civil (arts. 7; 1091; 1107; 1124; 1254 a 1260; 1269; 1278; 1281 a 1289); Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro (LS); Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LCU); Ley 7/1998, de 13 de abril, Sobre Condiciones Generales de la Contratación (LCGC); Ley 44/2006, de 29 de diciembre de 2006, de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios; Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje; Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (TRLGDCU); Ley 34/2002, de de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE); Ley 22/2007, de 11 de julio, Sobre Comercialización a Distancia de Servicios Financieros Destinados a los Consumidores; y, para finalizar, la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de Medidas para Reforzar la Protección a los Deudores Hipotecarios, Reestructuración de Deuda y Alquiler Social (LPDH).

 

Vía| Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

Más información|Luis Humberto Clavería Gosálbez, Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla, “La progresiva degradación de nuestro ordenamiento en materia de cláusulas contractuales abusivas”, Editorial Aranzadi Doctrinal, 2014, 2, edición digital, en papel, Aranzadi Doctrinal núm. 5, 2014, pp. 29-42, ISSN 1889-4380; Rodrigo Bercovitz Rodríguez-Cano (Coordinador), Catedrático de Derecho Civil Universidad Autónoma de Madrid, “Comentarios al Código Civil”, Editorial Aranzadi, 2013; Eugenio Llamas Pombo (Director), Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Salamanca, “Acciones Civiles”, Tomo II, Derecho de Obligaciones y Responsabilidad Civil, Editorial La Ley, 2013; Luis Díez Picazo y Ponce de León, fue Catedrático de Derecho Civil, por este orden, de la Universidad de Santiago de Compostela, de la de Valencia y de la Universidad Autónoma de Madrid, Consejero de Estado, Académico de número de la Real Academia española de la Jurisprudencia y Legislación, “Fundamentos de Derecho Civil Patrimonial”, Volumen II “Las Relaciones Obligatorias”, Editorial Aranzadi, 2008

Imagen| Consumidor

En QAH| Las cláusulas abusivas en los contratos de adhesión (I)

RELACIONADOS