Cultura y Sociedad 


Las Cartas Zener

 

La clarividencia es la facultad de conocer con antelación sucesos futuros. Es un don de tipo paranormal, una especie de percepción extrasensorial a través de la cual, las personas que la poseen, son capaces de recibir una información por un medio no sensible.

Hay opiniones para todos los gustos, desde los que sentencian que la clarividencia no existe, hasta los que afirman que es un don que algunos poseen, pasando por aquellos que creen que esta facultad no solo existe sino que, además, se puede entrenar e incluso desarrollar mediante algún entrenamiento específico.

De esta última opinión era Karl Zener, psicólogo e integrante del equipo de investigación de Joseph Banks Rhine de la universidad de Duke, famoso investigador de la Percepción Extrasensorial y precursor y padre de la parapsicología.

Durante los años 20, Rhine y Zener inventaron un método para medir las capacidades adivinatorias de los sujetos sometidos a estudio y, de esa forma, demostrar la existencia de habilidades como la telepatía y la adivinación. Para ello utilizaban una baraja elaborada por ellos conocida como las cartas Zener. Este método también era utilizado como entrenamiento cerebral y, se suponía, que cuanto más se utilizaba más mejoraban los resultados de los tests.

Las cartas Zener, es una baraja con cinco imágenes diferentes, agrupadas cinco “palos” y un total de 25 cartas. Cada uno de ellas, presentaba una imagen diferente fácil de recordar. Estas figuras eran: círculo, cruz, cuadrado, estrella y ondas.

El experimento debía llevarse a cabo por parejas. Uno de ellos mezclaba las cartas y cogía la primera, mientras el otro sujeto, sin ver el dibujo de la carta, debía averiguar de qué palo era. Esto debía repetirse un gran número de veces para obtener resultados fiables. Las probabilidades de acertar eran de un 20%. Los valores por encima y por debajo de esta cifra eran considerados excepcionales y los sujetos que presentaban tales porcentajes eran sometidos a más estudios.

Durante los primeros ejercicios a Rhine le fue difícil obtener resultados de forma
objetiva, pero tras unos meses de investigación, finalmente consiguió unos
resultados irrefutables y la comunidad científica aceptó los resultados de sus
estudios.

Se suponía que repitiendo el experimento varias veces y a distintas horas, se podían mejorar los resultados, pero las reglas de probabilidad indican que a un mayor número de repeticiones más se acercará al 20% el número de aciertos.

Rhine y Zener constataron que había individuos con niveles de acierto muy superiores al 20%, pero después se percataron de que el papel era muy fino y se veía el dibujo por detrás.

De todos modos, en la actualidad, las cartas Zener constituyen un método simple para comprobar habilidades como la clarividencia, la precognición, la retrocognición y la telepatía.

Vía| Muy interesante

Más información| Redes del Misterio

En QAH| El experimento Milgram (I): El método

Imagen| Escalofrio, Blogodisea

RELACIONADOS