Economía y Empresa 


Las 8 reglas para emprender

Dicen que el 90% de los estudiantes universitarios ni siquiera se plantea la posibilidad de montar una empresa al acabar la carrera. Empezar un proyecto empresarial mientras sacas adelante tus estudios universitarios no es fácil, pero para el 10% restante que queráis intentarlo, os dejo algunas conclusiones que he sacado de mi propia experiencia:

Empty your mind. Lo primero y más importante es organizarse. Toca un rato de reflexión para poner tus prioridades en orden, para lo que recomiendo poner en post-its todas tus actividades y tareas: tu startup, tu carrera, máster y otros cursos, actividades deportivas, etc. Y todo ello, compartirlo con tu pareja. Tómate tu tiempo y reordena tantas veces como sea necesario hasta que quedes satisfecho: es imprescindible que reconozcas lo que de verdad es importante para ti. Lo suyo es tener claras las prioridades, y actuar en consecuencia.

Keep organized. Gestiona tu tiempo lo mejor que puedas. Recomiendo llevar un calendario y una lista de tareas pendientes. Cuantas más cosas apuntes, mejor lo estarás haciendo, incluso citas y tareas personales. Y ten en cuenta que te pueden llegar momentos en los que se te acumulen tareas, y el agobio se reduce si vas viendo que realmente haces cosas: tachar una tarea pendiente relaja.

Talk your project. Si tu proyecto está entre tus prioridades, entonces ahora tienes que demostrarlo. Habla de él con todo el mundo. Busca opiniones, críticas y amplía tu red de contactos. Tus compañeros serán futuros socios, clientes o usuarios, o bien te puede tocar una asignatura que te ayude en tu proyecto. O que la persona a la que hablas sea el contacto clave para tu negocio. Y, por supuesto, mejorarás tu pitch cada vez.

Networking time. Cualquier oportunidad es buena para hacer networking. La red de contactos puede ser fundamental en el desarrollo de tu proyecto. Ve a eventos de emprendimiento o a aquellos relacionados con “tu tema”, y trata de aportar algo de valor siempre, porque algún día te pueden devolver el favor.

Stay Linked In. ¡USA LINKEDIN! Es la herramienta perfecta para mantener tus contactos organizados y, que ellos te identifiquen. Tener en la agenda un teléfono o una dirección de correo, siempre es bueno, pero contactar a través de una red profesional facilita que te reconozcan, y tendrán tu perfil a mano para saber quién eres, y qué has hecho.

“You can sleep when you die”. Es un poco extremo, pero es lo que oyes en Stanford y Silicon Valley. Quizás sea más correcto decir APROVECHA CUALQUIER MOMENTO. Esos “ratillos libres” pueden salvarte la semana si los utilizas bien: contestar correos, escribir algún trabajo,…

“Kill two birds with one stone”. Busca aunar esfuerzos: si tienes un trabajo o entrega en la universidad, ¿por qué no hacerlo relacionado con tu proyecto? Estarás dedicando horas a las dos tareas, y seguro que hay profesores dispuestos a ayudarte a mejorar tu negocio.

Relax. ¡No todo debe ser trabajar! Tómate una tarde libre a la semana. Duerme 8 horas siempre que sea posible. Es fundamental estar descansado y despejado mentalmente, el exceso de trabajo satura a cualquiera. Y en tu caso, tienes que rendir al máximo en cada momento de dedicación.

No me queda más que desearos la mejor de las suertes. ¡No dejéis de intentarlo!

 

“Failure defeats losers, failure inspires winners”

 

Vía | Luis Javier Álvarez

En QAH| Claves para emprender con éxito

Imagen | mastrabajo, muypymes

RELACIONADOS