Coaching y Desarrollo Personal 


Las 8 Claves de la Calidad Humana

Las 8 Claves de la Calidad Humana

Las 8 Claves de la Calidad Humana

Bien dijo Lupita Nyong’o: “No se puede comer belleza. No puedes depender de cómo luces para sostenerte. Lo que realmente nos sostiene, lo que es fundamentalmente hermoso, es la compasión para ti y para los que te rodean. Ese tipo de belleza inflama el corazón y mejora el mundo.”

Entonces, habría que preguntarse: ¿Qué es la calidad humana? La calidad humana es el buen trato hacia el prójimo, la cual debe fundamentarse no en la obligación, sino en la voluntad, en el deseo y la convicción de que es lo correcto. Además, el ser humano es un ser sociable por naturaleza: necesita de su entorno; requiere de un impulso, de un refuerzo, del apoyo de los seres con los que convive, que le quieren.

Buscando la mejora en las relaciones interpersonales, a continuación se brindan 8 claves de la calidad humana:

  1. No juzgar: Cada individuo es dueño de su pasado y sólo él conoce lo que ha experimentado. Incluso, si dos personas presentan las mismas vivencias, estas les afectan de distinta manera. Asimismo, cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo; lo que para unos puede ser fácil, para otros significará su meta más grande. Hay que ser apoyo en este proceso de crecimiento.

 

  1. No subestimar: Conocer a una nueva persona siempre es una oportunidad de aprendizaje. Nadie posee todos los conocimientos, y cada individuo puede enseñar desde su experiencia y modo de vida. Se debe potenciar las relaciones humanas; con enfoque, direccionamiento y muchas ganas.
  1. Escuchar activamente: No es cuestión de oír, sino de escuchar y escuchar activamente, es decir, con todos los sentidos, con todo el cuerpo; intentado entender qué quiere decir y qué siente el interlocutor. Frecuentemente, sólo se espera que el sujeto termine de hablar para responder; en lugar de eso, hay que escuchar con calma para poder responder y aconsejar fructíferamente.
  1. Tener paciencia y perdonar: Perdonar, aprender la lección y seguir perdonando. Este ejercicio tiene doble riqueza: el perdón al prójimo; y la paz y armonía para el que ha perdonado. Creer en el cambio y tener paciencia para esperar el tiempo que necesite cada persona.
  1. Amar, respetar, tratar gentil y noblemente: No basta con sentir amor, es importante demostrarlo. El día a día estará lleno de: “Te quiero”, “Buenos días”, “Buenas noches”, “Gracias” y “Perdona”; así como de pequeños detalles. Igualmente, mientras más valioso es un hombre, más sencillo es; por ello hay que mimar, tratar como se desea ser tratado y brindar el mismo respeto que se recibe.
  1. Ser digno de confianza: La palabra traición no debe incluirse en el vocabulario: los secretos son secretos, no se hablará mal de los errores de alguien y se tratarán las cosas directamente con quien competa.
  1. Ser positivo: esto no significa no cometer errores; sino sobreponerse, continuar teniendo sueños y luchando por ellos. Es cuestión de ver el vaso “medio lleno” o “medio vacío” en cada situación. Además, hay que rodearse de personas bondadosas y positivas, que motiven a crecer.
  1. Ser generoso: Ayudar, ayudar y seguir ayudando. Buscar y hallar el equilibrio entre dar y poseer. Hay que recordar que, alrededor de la gente buena giran un sinfín de vidas; siendo ellos fuente de ejemplo, de amor y bondad de la que los otros se nutren.

Como se ha podido observar,  hoy en día, el principal problema es que, las personas viven muy aceleradas, tratando de cumplir con lo que es “urgente” y olvidan su capacidad de amar y la importancia de demostrarlo a diario. Exigen, buscan, reclaman y esperan; pero no comprenden y dan algo a cambio. He aquí la importancia de fomentar la actitud de servicio y de construir amor.

Vía| Slideshare

Más información| Marrop Emprendedora, PensamientosGestiopolis

Imagen| Calidad Humana

En QAH| Los valores hoy en díaEl día que tiramos los valores a la basura

Video| YouTube: Cadena de Favores Infinita

 

 

 

 

 

RELACIONADOS