Cultura y Sociedad 


Lamborghini: una venganza de 50 años

“Usted conduce un Ferrari cuando quiere ser alguien, usted conduce un Lamborghini cuando ya es alguien”. En esta popular frase, pronunciada por el cantante Frank Sinatra, queda patente la eterna lucha disputada entre la escudería del toro y la del caballo. Pero, ¿de dónde procede tanta enesmitad?

Ferruccio Lamborghini junto a dos de sus obras

Ferruccio Lamborghini junto a dos de sus obras

Cincuenta años cumple la marca Lamborghini y su origen no es más que el producto de una venganza hacia Ferrari. Terminada la Segunda Guerra Mundial, en la que Ferruccio Lamborghini había formado parte en el mantenimiento de los vehículos, decidió comprar las piezas sobrantes de los vehículos militares para convertirlos en maquinaria agrícola, abriendo así una próspera compañía de tractores. Tal fue el éxito que logró, que en pocos años Lamborghini se convirtió en un hombre rico y empezó una vida opulenta comprando propiedades y coches deportivos. Sus preferidos eran los Ferrari de cuyo creador, Enzo Ferrari se consideraba un gran admirador por la forma en que mantenía su empresa. Sin embargo, Ferruccio siempre tenía problemas con sus coches y la gota que colmó vaso fue el día que, harto del embrague de uno de sus deportivos,  decidió desmontarlo y descubrió que la pieza que utilizaba la escudería del Cavallino Rampante era la misma que él utilizaba para construir sus tractores. De inmediato, llamó a Enzo y le dijo: “Tus coches son pura basura”. A lo que el fundador de Ferrari respondió: “Un fabricante de tractores no puede entender mis coches”. Fue en ese instante cuando Lamborghini decidió empezar a fabricar coches deportivos.

El símbolo de su empresa, el toro, fue tomado por el signo zodiacal de Lamborghini, Tauro, y también por su pasión por la tauromaquía. De ahí que todos sus coches lleven nombres relacionados con este mundo: Miura, antiguo creador de toros bravos; Islero, animal que mató a Manolete; Espada, llamado así por el arma de los toreros. Cabe destacar como curiosidad que el último coche que se fabricó bajo la dirección de Ferruccio fue el Lamborghini Countach, el único que no está relacionado con el mundo de los toros. Los posteriores propietarios de la empresa volvieron a dicha tradición.

Pero no todo fue un camino de rosas para este valiente fabricante. En 1970, debido a la crisis, comenzaron sus dificultades financieras y se vio obligado a vender su empresa en 1974. Sin liquidez, la escudería del toro pasó por distintas manos carentes de pasión alguna por el mundo automovilístico hasta 1998, año en que la empresa Lamborghini fue rescatada por el gigante Volkswagen, hasta día de hoy que ha fabricado el Lamborghini Veneno para celebrar su medio siglos de vida.

Vía| Lamborghini.com

Más información| Expansión

Imagen| Ferruccio Lamborghini

RELACIONADOS