Derecho Internacional, Jurídico 


La viabilidad del derecho a la autodeterminación de Cataluña

¿Cabe el derecho a la autodeterminación para el caso catalán?

Mucho se ha hablado últimamente en los medios de comunicación nacionales, y, en algunos internacionales de la posibilidad de que una parte de España se desvincule del resto del país. Dejando al margen la perspectiva política, es oportuno que nos centremos meramente en el aspecto jurídico del tema: ¿puede Cataluña (o cualquier otra región) independizarse del Estado del que forma parte de una manera que sea acorde a Derecho?

En primer lugar, hemos de fijar nuestra atención en la Carta Magna de 1978. Así, en su artículo 2 (Título Preliminar) dispone que la Constitución Española (CE) se fundamenta en la indisoluble unidad  de la Nación española. Es decir, está claro que para que se produjera una secesión catalana consensuada, se habría de reformar la CE, para modificar dicho precepto. Para reformar el Título Preliminar de nuestra CE, hemos de acudir al artículo 168, que impone unos requisitos muy exigentes para dicha reforma. Estos requisitos son:

  1. Se necesita que la propuesta de reforma constitucional quede respaldada por dos tercios de cada Cámara, y que se proceda a la disolución inmediata de las Cortes.
  2. Una vez elegidas las nuevas Cámaras, deben ratificar la reforma, y además, el nuevo texto constitucional ha de ser nuevamente aprobado por dos tercios de ambas Cámaras.
  3. Una vez aprobada la reforma por las Cortes Generales, dicha reforma será sometida a referéndum para su ratificación.

A la vista de lo expuesto, es difícil plantearse, en la situación política actual, una secesión consensuada, ya que los dos grandes partidos del país no estarían por la labor.

Otra perspectiva sería acudir al Derecho internacional para resolver esta cuestión. En un primer momento, el llamado derecho a la autodeterminación fue constituido para aquellas situaciones coloniales, cuya primera piedra encontramos en la Resolución 1514 de 14 de Diciembre de 1960 de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas. Esta Resolución define qué ha de entenderse como pueblo colonial, siendo aquel, el pueblo que no ha alcanzado aún la plenitud de gobierno propio y que además habita en un territorio que está separado geográficamente del país que lo administra.

Posteriormente, este principio de autodeterminación de los pueblos transcendió más allá de las situaciones meramente coloniales. Así por ejemplo, según se desprende de diversas resoluciones de Naciones Unidas: todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación.

No obstante, el Derecho internacional le ha puesto límites a este derecho. Por ejemplo, en la anteriormente mencionada Resolución 1514, se declara contrario a la Carta de las Naciones Unidas todo intento dirigido a quebrantar la unidad nacional y la integridad territorial de un país. En este mismo orden de cosas, en la Resolución 2625 de la ONU se establece, que bajo este derecho de autodeterminación, no se autoriza ninguna acción que esté orientada a menoscabar la integridad territorial de un Estado soberano que a su vez se conduzca de acuerdo con el principio en cuestión, siempre que en esa zona del Estado con pretensiones secesionistas, estén dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, credo o color.

Vía | United Nations Resolutions 

Más información | United Nations Website – International Law, Diario de Mallorca

En QAH | Sobre el Derecho a la Libre Determinación de los pueblos y la prohibición del uso de la fuerza

Imagen | España-Catalunya

RELACIONADOS