Economía y Empresa 


La teoría cuantitativa del dinero aplicada a la España de 2012.

 

Fue Irving Fisher (1911) quien dotó de contenido económico a esta identidad. Fisher, adoptó una perspectiva macroeconómica, consideró que la cantidad de dinero en una economía se puede aproximar por la oferta de dinero que realiza el banco central y que se puede considerar como dada. La velocidad de circulación sería constante, dependiente tan sólo de factores institucionales. De igual modo, el número de transacciones cuando la economía está en pleno empleo, estaría dado. De este modo, el nivel de precios quedaría determinado en función de las otras tres variables.

La teoría cuantitativa del dinero, parte de una identidad, según la cual el valor de las transacciones que se realizan en una economía ha de ser igual a la cantidad de dinero existente en esa economía por el número de veces que el dinero cambia de manos:

P*Y=M* V
Donde :
Y: es la producción de bienes y servicios  de un país.
P: nivel general de precios.
M: cantidad de dinero.
V: velocidad de circulación del dinero o nº de veces que el dinero cambia de manos en un año.
Si nos ceñimos a los datos españoles de que disponemos:
-El PIB ha caído un 1,4% en 2012.
-La inflación ha sido de un 2,9% para 2012.
-La cantidad de dinero en circulación ha aumentado en un porcentaje que desconocemos.
-La velocidad de circulación de dinero ha caído de forma espectacular pero no podemos cuantificarla.
De los dos datos primeros que sí tenemos cuantificados podemos deducir alguna conclusión:
[P*102,9%]*[Y*(100%-1,4%) ]=P*Y*102,9%*98,6%=P*Y*101,4%
Esto quiere decir que aunque la producción real ha caído un 1,4% , la producción nominal ha crecido un 1,4% debido al efecto de la inflación de un 2,9%.
Esto quiere decir que ambos lados de la ecuación cuantitativa del dinero han aumentado un 1,4%.
Pasando a analizar el lado derecho de la ecuación podríamos decir que la caída de la velocidad de circulación del dinero ha sido tan espectacular que  ha  compensado casi totalmente el aumento del dinero en circulación y  no se ha producido una inflación incontrolada debido al aumento de la cantidad de dinero en circulación.
El incremento de la cantidad de dinero en circulación no se ha traducido en inflación, ya que la velocidad de circulación del dinero es más variable de lo que consideraban los clásicos, que creían que era más o menos estable en el tiempo.
La velocidad de circulación del dinero en España ha pasado de aproximadamente 8 en 1850 a menos de 2 en 2012.

 

Conclusiones básicas:
1ª- La inflación no sólo depende del aumento de la cantidad de dinero disponible, sino que es necesario que éste circule. Esta evidencia empírica demuestra que la inflación no sólo dependen de la cantidad de dinero disponible.
2ª- La relación entre la oferta agregada y la demanda agregada es también un factor muy importante que explica la existencia o no de inflación. De hecho hoy día no tenemos una inflación elevada a pesar de haber aumentado la cantidad de dinero emitida, ya que éste no circula porque existe un exceso de producción y capacidad productiva sobre la demanda agregada efectiva. Un ejemplo evidente sería Japón, donde existe un exceso de producción u oferta frente a la demanda efectiva, conviviendo la deflación y aumento de la cantidad de dinero.
3ª- Todo esto nos está llevando a lo que yo llamo una crisis en “L”: se ha producido una reducción de producción que difícilmente se recuperará en años ya que debido al ajuste fundamentalmente vía salarios para ganar competitividad, ya no podemos tener una economía basada en el consumismo y la producción masiva.
RELACIONADOS