Tecnología y Social Media 


La temperatura de color de las lámparas

Cuando llega el momento de elegir iluminación, una de las principales cosas que nos debemos de plantear es el tipo de luz que queremos, luz mas cálida o luz mas fría. La temperatura de color es una cuestión de gustos, no obstante existen varias razones que nos pueden ayudar a elegir una luz cálida o una luz fría.

La temperatura de color podría definirse como la sensación que percibe el ojo humano ante la tonalidad de la luz que puede lograrse en un ambiente. La temperatura de color se mide en grados Kelvin que es la unidad utilizada para medir el color de la luz. Cuanto mas alto sea el valor de grados Kelvin mas fría será la tonalidad de la luz.

El concepto, teóricamente es sencillo, vamos a pensar en un hierro incandescente al que vamos aplicando calor, es decir, lo vamos calentando. Cuando la temperatura del hierro se situa a unos 1000 grados Kelvin, la tonalidad que tiene es rojiza. Si seguimos calentando el hierro, cuando llegamos a una temperatura de 2500 a 3000 grados Kelvin, el color del hierro es amarillento. Si continuamos calentando este hierro, a una temperatura de 4000 – 4500 grados Kelvin el color es un blanco neutro. Si todavía lo calentamos mas, cuando llegamos a 6000 – 6500 grados Kelvin, el tono que ha adquirido el hierro es un blanco frio que se aproxima a azulado. Debemos de tener claro que, cuando hablamos de la temperatura de la luz, hablamos de la sensación que produce en el ojo humano, no tiene que ver con el calor físico.

En la siguiente imagen se puede ver lo que acabamos de comentar

temperatura de color

* antes de continuar adelante, dejar claro que el grado Kelvin (K) es igual al grado centígrado, pero en la escala de temperatura absoluta, el “0” está fijado en -273.16ºC (cero absoluto)

Las diferentes temperaturas de color nos ayudan a crear diferentes atmósferas en el espacio. Estas diferentes temperaturas de color nos garantizan el poder adaptar la iluminación a cada ambiente en función de los requisitos que nos pidan. Las tres temperaturas de color mas comunes son Blanco Cálido, Blanco Neutro y Blanco Frío.

La luz cálida (alrededor de los 3000K), que es una luz amarillenta, se recomienda para generar ambientes tranquilos, de descanso, relajación, la sensación es que es mas acogedora. Los tonos cálidos se suelen utilizar en las salas de estar, en los dormitorios, recibidores…

La luz neutra (alrededor de 4000K), que es una luz blanca neutra, se suele utilizar generalmente para iluminación básica. Normalmente se suele usar en entornos que no requieran los matices específicos de las luces cálidas o frías.

La luz fría (alrededor de los 6000K), que es una luz blanca azulada, se recomienda para ambientes dinámicos y de mucha actividad puesto que esta tonalidad colabora a estimular y generar actividad. Se suele utilizar en cocinas, baños, pasillos, zonas de estudio, locales comerciales, oficinas…

En la siguiente imagen podemos ver distintos ejemplos de temperatura de color en grados Kelvin

ejemplos temperatura de color

A modo de curiosidad, comentar que con una misma lámpara, las tonos fríos dan una sensación de mayor luminosidad que los tonos cálidos. Esta sensación de mayor luminosidad se puede incluso medir con el luxómetro, de ahí que se suele decir que las luces frías tienen mas rendimiento que las luces cálidas. Dicho de otro modo, una luz fría aporta mas lúmenes para la misma intensidad, de ahí el percibir mayor luminosidad.

Que una luz sea fría o cálida puede incidir tanto en nuestro rendimiento como en nuestro descanso. Por eso es necesario elegir correctamente la iluminación para cada situación, tanto para nuestra zona de trabajo como para nuestra zona de descanso.

Una gran ventaja de la iluminación led es que se determina su temperatura de color en el proceso de fabricación, esto quiere decir que solo emiten luz en la temperatura de color para la que han sido fabricados

RELACIONADOS