Cultura y Sociedad, Historia, Patrimonio 


La Rusia de los zares a todo color…

Imágenes de la exposición, cortesía de Gelstalten

El químico y fotógrafo Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii había preparado todo un espectáculo visual para el zar Nicolas II. Horas más tarde abandonaba la Villa de los Zares con la promesa de financiación que buscaba para su proyecto de documentación de las gentes, los paisajes, los monumentos y los enclaves históricos de Rusia ¡en color! Corría el año 1908.

Cuando uno habla del mundo de la fotografía enseguida le vienen a la mente nombres como Niepce, Lumiére o Kodac… pero con motivo de la inauguración de la exposición ‘Nostalgia: The Russian Empire of Czar Nicholas II Captured in Color Photographs by Sergei Mikhailovich’ descubriremos a este desconocido del mundo de la fotografía.  La exposición podrá visitarse a partir del 19 de octubre hasta el 25 de noviembre en el Gestalten Space de Berlín.

Prokudin-Gorskii (1863-1944) llevaba trabajando desde 1904 en un método que permitiera obtener fotografías de brillantes colores. La financiación del zar le permitió embarcarse en su primer viaje fotográfico en el verano de 1909. Entre 1910 y 1915 viajaría a Turkestán, Afganistán, el Cáucaso y diversas provincias de Asia central y Siberia. Junto a él sus ayudantes y su cuarto oscuro ambulante, que instalaba en carruajes o vagones de tren dependiendo del destino. En esos años retrató los paisajes de las iglesias y monasterios medievales de la antigua Rusia. Los ferrocarriles y fábricas de una potencia industrial emergente. Aunque uno de sus primeros retratos y más famoso fue el destacado escritor Leo Tolstoy. Prokudin-Gorskii también capturó un impresionante rango de población heterogénea de la Rusia de los zares: de los jornaleros a los propietarios de grandes haciendas, de un barquero sencillo a un elegante emir, de familias judías a los orgullosos cosacos del Don…

Fotos de la exposición, cortesía de Gestalten

Pero el inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914 interrumpió su proyecto y en 1915 se quedaría sin mecenazgo. Prokudin-Gorskii demostró que, al menos la Rusia del zar Nicolás II, podía contemplarse a todo color. En 1918 en las postrimerías de la Revolución del Octubre Rojo abandonó su patria con 6000 placas a color. Tras viajar por Noruega e Inglaterra, se instaló en París en busca de financiación para su proyecto. Pero la técnica era un experimento prometedor con varias ‘pegas’: era cara, imperfecta y no podía explotarse comercialmente. La historia se escribía en ‘blanco y negro’.

Cuatro años después de su muerte, en 1948, sus hijos Dimitri y Mikhail venderían su trabajo a la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. Donde quedaría a la espera de la tecnología adecuada para restaurar los negativos del genial fotógrafo ruso. Todas las imágenes de la exposición son cortesía de Gestalten y pertenecen al libro Nostalgia. The Russian Empire of Czar Nicholas II.

En Colaboración con QAH| iHistoriArte

Más información| Prokudin-Gorskii, Nostalgia: el Imperio Ruso del zar Nicolás II, 2012

Imágenes|Gestalten Space

RELACIONADOS