Historia 


La Rosa de Auschwitz

Fotografía de Irma Grese

Fotografía de Irma Grese

¿Hasta dónde creen ustedes que puede llegar la maldad del hombre?, adentrándonos en el tema, solamente podemos tratar una pizca de sal en el océano de atrocidades que han ocurrido.

Los hechos acaecidos en el  S.XX en Europa, es decir en la misma  Europa que actualmente en el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea de 7 de febrero de 1992, alegando, “La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.”

El terror sufrido en la Alemania Nazi, va mucho más allá de lo que conocemos, ya sean las matanzas encarnizadas, los campos de concentración y el intento de exterminio de una raza. Si nos adentramos en las profundidades de este infierno nos encontramos con un ordenamiento jurídico que no solo lo permitía, sino que facilitaba los medios para lograrlo. ¿Cómo es posible que el mal pueda incidir tan profundamente en los seres humanos?

Es aquí donde debemos preguntar, ¿qué es el hombre?; como dijo en el  texto

“Asinaria” el escritor Plauto 200 a.c. y más tarde Thomas Hobbes, (el cual consideraba que el hombre se caracterizaba por su egoísmo) “homo homini lupus”, es decir, “el hombre es un lobo para el hombre”.  Esta puede ser la respuesta que buscamos, pero en tal caso sigue siendo injustificable, debido a que de ser así aun iríamos en taparrabos.

En mi opinión, el problema radica en que el hombre es un ser racional y como ser racional tiene la capacidad de crear y destruir. Si a una mala persona se le concede las herramientas necesarias, o el escenario apropiado para desarrollar sus crímenes, se llegará al punto de las atrocidades de la Alemana Nazi, o incluso las salvajadas de Pol Pot.

En la vida, para lograr  un fin  hay que decantarse por la construcción o la destrucción como seres congruentes. Y aunque todos comencemos desde el mismo punto, llega un momento que hay una bifurcación en el camino;  puede ser una de las decisiones más importantes de nuestra vida, y no voy a mencionar el evidente camino que escogieron personas como, Josef Stalin o Adolf Hitler.

Los campos de concentración podrían ser considerados como una aglomeración de esperpentos. Tanto miembros de las SS, como los llamados Kapos (prisioneros que  ejercían la labor de guardias de sus propios compañeros) utilizando contra los prisioneros más severidad que los  guardias. En especial la de algunos miembros de las SS cuya brutalidad y perversión contra la vida de muchos prisioneros les ha llevado a convertirse en figuras históricas de la ignominia.

En concreto Irma Grese, apodada como “La perra de Belsen”, “Bestia Bella”, “La Rosa de Auschwitz”, entre otros. Señorita que con tan solo 19 años se convirtió en una de las supervisoras de prisioneros más temidas de Auschwitz. Quizás por sus macabros métodos de tortura, como, latiguear los senos de mujeres bien dotadas para que sus heridas se infectasen, con la finalidad de disfrutar sádicamente de las amputaciones de dichos miembros sin realizar anestesia. Este miembro de las SS con predilección por la ejecución a sangre fría y por los abusos sexuales tanto de hombres, mujeres como niños.

El promedio de muertes diarias de ésta actriz era de treinta y por esto y por más hechos  fue condenada a ejecución con veintitrés años siendo ahorcada hasta la muerte.  Según las Memorias de Albert Pierrepoint (Verdugo encargado de su ejecución). “a las 9:34 de la mañana, cuando iba  a colocarle el capuchón repitió “rápido”, siendo esta su última palabra” con esta última declaración daba por sentado su despotismo.

La crueldad no tiene límites, y con ello poniendo en práctica la equivocada frase  “el fin justifica los medios”. El sadismo exacerbado de  Irma Grese, le llevó a la fama y más tarde a la horca.

 

 Martín Heidegger: “Ninguna época ha sabido tantas y tan diversas cosas del hombre como la nuestra. Pero en verdad, nunca se ha sabido menos qué es el hombre.”

 

Vía| Historias del Tercer Reich

Más información| Biografía, TUE

Imagen| Irma Grese

En QAH| Jósef Rudolf Mengele o “Doctor Muerte” (I); Jósef Rudolf Mengele o “Doctor Muerte” (II)

Vídeo| Irma Grese, la asesina más sádica y cruel de la historia

RELACIONADOS