Historia 


La retirada extremeña de Carlos I de España

Estoy de vuelta en este mes de septiembre, mes de cambios, de volver a empezar para seguir acercándoos un poquito más a la historia.

carlos-v-cuacos-yuste--644x362

Carlos V en Yuste, de Miguel Jadraque y Sánchez de Ocaña (1840-1919)

Este mes me gustaría hablaros de la retirada del Rey Carlos I de España y emperador de Alemania al Monasterio de Cuacos de Yuste, en la provincia de Cáceres.

En el año 1555, cuando el Rey alcanzaba la edad de 55 años, decidió abdicar y retirarse a Cuacos de Yuste en busca de una vida tranquila con un clima propicio para poder sobrellevar la enfermedad que padecía, la gota. Numerosos historiadores destacan la apariencia que poseía el Rey en su retirada, aparentando la edad de un hombre anciano, desdentado.

Previo a la retirada 

Los años previos a la retirada del Rey de España y Emperador de Alemania al Monasterio de Yuste, fueron difíciles en el ámbito militar. El gran aliado de Carlos, el duque Mauricio de Sajonia, había tomado el Tirol e iba avanzando y conquistado territorios del imperio. Esta situación quedaba enmarcada en el contexto de las guerras de religión entre católicos y los prìncipes luteranos de Alemania.

El gran emperador con su séquito tuvo que iniciar su huida por los Alpes. Tuvo momentos en los que sitió algunas plazas importantes, como Metz, pero su débil estado de salud le obligó a levantar el cerco hacia el año 1553.

Debido a la dificultosa situación, Carlos optó por dejar los asuntos del imperio a su hermano Fernando, archiduque de Austria y la Corona de España a su hijo, el famoso Felipe II.

El_Escorial,_momia_del_emperador_Carlos_V,_copiada_del_natural,_de_Rico

Momia del emperador Carlos V en El Escorial, copiada del natural, de Martín Rico, en La Ilustración Española y Americana.

Años finales

A finales de septiembre del año 1555, el emperador desembarcó en España. Recorrió la Sierra de Gredos por la Garganta de la Olla, franqueando localidades como Jarandilla de la Vera, dónde recibió a su gran amigo Francisco de Borja, General de la Compañía de Jesús por aquel entonces. Durante el recorrido, Carlos V fue transportado en una silla fabricada con un arcón.

El Rey y emperador, Carlos, escogió Cuacos principalmente por su clima y la ubicación del Monasterio de la Orden de San Jerónimo. Aquel lugar le transmitía tranquilidad para una retirada con mucha paz, entre misas y naturaleza. La comunidad Jerónima del monasterio estaba integrada por 38 monjes.

La servidumbre de Yuste era aproximadamente de 50 personas, los cuales muchos de ellos se alojaban en pueblos cercanos.  Todas las dependencias del Monasterio se adaptaron de forma especial para alojar a tan ilustre huésped. A pesar de ello, cuentan las crónicas que le eran enviados litros de cerveza alemana, sus favoritas, ostras de Ostende, sardinas ahumadas, salmones, salchichas picantes, magros chorizos, etc.

Escudos_de_Aragón_León_y_Castilla_en_las_exequias_de_Carlos_I

Estandartes con las armas de Aragón, de León y de Castilla en las exequias a la muerte de Carlos I. Jérôme Cock,Funerales de Carlos I, Amberes, Cristóbal Plantino, 1559.

EMPERADOR-CARLOS--500x350

El joven don Juan de Austria es recibido por el emperador Carlos V en Yuste.

Toda esta alimentación fue la causante del empeoramiento del estado de salud de su majestad, que le impedía en sus últimos años incluso vestirse solo.

Durante muchos meses, muchos personajes visitaron al emperador en el Monasterio. Además, Carlos mantenía correspondencia con muchos de ellos, principalmente con su hijo Felipe. De este modo, Su Majestad intentó influir hasta sus últimos días en las cuestiones de estado. Destacan los historiadores, que entre las últimas personas que conoció el emperador antes de fallecer fue a un niño de unos 11 años llamado Jeromín, en una de las habitaciones de la casa palacio del Monasterio de Yuste. Más tarde, se revelará la identidad verdadera de este niño, siendo el futuro Don Juan de Austria, hijo legítimo de su majestad, que sería tan influyente a lo largo de la historia de España.  En su testamento reconoció a Juan de Austria como hijo suyo nacido de la relación extra-matrimonial que tuvo con Bárbara Blomberg en 1545.

Finalmente, el 21 de septiembre  de 1558 falleció de paludismo tras muchos días de agonía y fiebres, causado por la picadura de un mosquito proveniente de las aguas estancadas de uno de los estanques construidos en la casa-palacio extremeña.

” Hablo en italiano con los embajadores, en francés con las mujeres, en alemán con los soldados, en inglés con los caballos y en español con Dios” 
Carlos I de España y V de Alemania.
Vía| Cervantes Virtual, Biografías, Kohler A., Carlos V: 1500-1558. Una biografía. 2000.
RELACIONADOS