Jurídico 


La responsabilidad de un administrador web por los contenidos publicados por usuarios

redes socialesFacebook, Tuenti, Twitter, Youtube, LinkedIn… Todo administrador de una página web o red social se enfrenta a un problema muy común en Internet, pues International Data Corporation destaca que el 70% de los contenidos publicados en la red han sido creados por los usuarios.

En primer lugar, parece evidente que, en los foros o redes sociales que permiten comentarios o contenidos elaborados por usuarios ajenos a la administración del website, la responsabilidad por las infracciones que puedan cometerse en esos contenidos es principalmente de esos usuarios (delitos contra el honor o contra la propiedad intelectual, normalmente). Pero, ¿qué pasa con el administrador del sitio web? ¿No es quien proporciona el medio idóneo para cometer el ilícito?

La Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (en adelante, LSSI) señala que el administrador web sólo será legalmente responsable “cuando tenga conocimiento efectivo de que la actividad o la información almacenada es ilícita” y no haya actuado con “diligencia para retirar los datos o hacer imposible el acceso a ellos”.

La regla general de esta norma nos dice que el prestador de un servicio en el que se maneja información generada por otro no es responsable del contenido de la misma, salvo que el prestador de servicios modifique o participe en la transmisión de la información o tenga conocimiento efectivo de la ilegalidad de la misma, no llevando a cabo las acciones necesarias para retirarla.

El problema se encuentra en la determinación de qué debe considerarse “conocimiento efectivo”. Señalan los arts. 16 y 17 LSSI que nos referimos a casos en los que “un órgano competente haya declarado la ilicitud de los datos, ordenado su retirada o que se imposibilite el acceso a los mismos, o se hubiera declarado la existencia de la lesión, y el prestador conociera la correspondiente resolución, sin perjuicio de los procedimientos de detección y retirada de contenidos que los prestadores apliquen en virtud de acuerdos voluntarios y de otros medios de conocimiento efectivo que pudieran establecerse”. Es decir, que el administrador web sólo respondería civil o penalmente frente al perjudicado si una sentencia declara la ilicitud de los contenidos y no se retira de la web. Esto es debido a que, ante el ingente volumen de tráfico en Internet, es prácticamente imposible que el prestador de servicios tenga conocimiento efectivo de cualquier ilicitud que se produzca en su web.

La Sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 7 de Madrid, núm. 289/2010 de 20 de septiembre, resolvió el primer caso en España en el que una gran compañía de Internet (Youtube) gana un pleito frente a una demanda por responsabilidad en la vulneración de derechos de propiedad intelectual. Señala el Fundamento Jurídico Segundo de dicha sentencia que No es posible imponer a ningún prestador de servicio de intermediación una obligación general de supervisar los datos que se trasmitan o almacenen”.

En este sentido se pronunció también con anterioridad la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid 835/2005, de 20 diciembre: “La Ley 34/02 opta por exonerarles [al administrador de la web] de responsabilidad, ya que es imposible controlar el enorme volumen de información que se introduce en los ISP y el prestador de servicios no puede equipararse a un editor porque es un mero distribuidor de la información”.

Sin embargo, a la espera de una resolución unificadora del Tribunal Supremo, otro sector jurisprudencial (muy criticado por la doctrina) opta por aplicar la tesis tradicional, conforme a la que el medio es el responsable de todos los contenidos, como el funcionamiento de un periódico. En este sentido se pronuncia la reciente Sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo 41/2012: “[…] el prestador será responsable si se introducen los datos en el servidor aunque ningún tribunal los haya declarado ilícitos […]”.

Así pues, un administrador web no puede controlar todo el contenido que los usuarios suben a una red social. Pensemos en Youtube o Facebook y en los millones de comentarios que reciben al día. Por tanto, si el administrador no tiene conocimiento efectivo del carácter ilícito de dichos contenidos, estará exento de responsabilidad civil o penal.

Vía| LSSI

Imagen| Redes Sociales

En colaboración| Law4Tics

RELACIONADOS