Economía y Empresa, Jurídico 


La nacionalidad y la residencia en el IRPF

irpf_calculatorComo todos sabemos, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto que grava la renta obtenida en un año natural por las personas físicas residentes en España. De tal forma, la base imponible comprende los rendimientos del trabajo, del capital mobiliario e inmobiliario, los rendimientos de actividades económicas y las ganancias o pérdidas patrimoniales.

Por tanto, la nacionalidad no determina el pago del IRPF. Una persona física con doble nacionalidad u otra nacionalidad distinta a la española tiene que hacer su declaración de la renta ya que lo que determina el pago de este impuesto es la residencia y no la nacionalidad.

Por tanto, aunque muchos no lo creáis, un extranjero con residencia en España tributa como cualquier español.

La condición para que una persona sea considerada residente en España es que dicha persona tiene que vivir al menos 183 días al año en nuestro país o que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos; y por tanto deberá declarar el IRPF.

En el caso de residentes en España que obtienen rendimientos en el extranjero tienen que declarar en España estos beneficios y rendimientos obtenidos en el extranjero. Esto es lo que llama la obligación personal de tributar.

Cuando esos rendimientos obtenidos en el extranjero se han tributado ya en el extranjero (esto es la doble imposición) hay que tributar en España por la totalidad rendimientos pero la parte que ya ha tributado en el extranjero el sistema tributario español permite deducírtela, a través de dos fórmulas:

– Se podrá deducir el total de la cantidad tributada en el extranjero.

– Deducir el resultado de multiplicar el tipo medio de gravamen por la cantidad cobrada en el extranjero.

Esto es la deducción por doble imposición.

El Impuesto de la Renta para No Residentes afecta a aquellas personas que, obviamente, no tengan la condición de residentes en España. Por tanto, hay que tener en cuenta que por personas no residentes se entiende aquellas personas que pasen menos de 183 días durante el año natural en España o que no radique en España el núcleo principal de sus actividades. Por tanto los contribuyentes serán las personas no residentes que obtengan rentas en territorio español, excepto que sean contribuyentes por el IRPF.

Cabe hacer mención a lo establecido en el artículo 93 de la Ley del IRPF, acerca del régimen fiscal especial aplicable a los trabajadores desplazados a territorio español, que establece que las personas físicas que adquieran su residencia fiscal en España como consecuencia de su desplazamiento a territorio español podrán optar por tributar por el Impuesto sobre la Renta de No Residentes, manteniendo la condición de contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, durante el período impositivo en que se efectúe el cambio de residencia y durante los cinco períodos impositivos siguientes, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Imagen| Impuestos

Más Información| Austral Consulting

En QAH| Los expatriados no tienen que pagar IRPF hasta un límite de 60.100€, ¿Son perjudiciales los paraísos fiscales?, ¿Qué novedades se han introducido en el IRPF?, ¿Qué son las operaciones vinculadas?

 

 

RELACIONADOS