Jurídico 


La reforma del Código Penal: faltas y delitos leves (IV)

Reforma Código Penal

Reforma Código Penal

También ha sido objeto de grandes críticas la situación que la reforma conlleva para las víctimas de accidentes de tráfico al extraerse del ámbito del Derecho Penal el enjuiciamiento de las lesiones por imprudencia leve, de modo que si el Juzgado de Instrucción considera que no existe delito, deberá reclamarse en la jurisdicción civil la indemnización por los perjuicios sufridos por las víctimas. La vía penal permitía hasta ahora que el perjudicado fuera examinado por el Médico Forense adscrito a los juzgados, y que el mismo emitiera un informe sobre las mismas, incluyendo una valoración y cuantificación de las lesiones y eventuales secuelas físicas e incluso estéticas. Incluso en el caso de absolución o archivo de la causa penal, la ley exigía que el Juez emitiera el denominado auto de cuantía máxima, en base a dicho informe forense, que establecía la base para reclamar la indemnización en vía civil, a través del procedimiento de ejecución, con base al artículo 13 de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor.

Pues bien, a partir de ahora, cuando se considera que no existe delito, esta vía resulta eliminada, de modo que las víctimas de los accidentes de circulación hasta ahora constitutivos de falta y que con la nueva regulación no constituyan delito, deberán acudir a un médico o perito privado, y aportar el informe pericial para fundamentar su reclamación en la vía civil, con el consiguiente coste económico para el perjudicado. No obstante, numerosas pólizas de seguro incluyen la cobertura de estos gastos, incluyendo los honorarios de perito, por lo que deberá prestarse especial atención, y en su caso recibir asesoramiento previo, para determinar si el perjudicado puede trasladar este gasto a su aseguradora.

Por último, debe señalarse que la Fiscalía General del Estado acaba de remitir a todos los fiscales la Circular 21/2015, estableciendo sus criterios para el ejercicio de la acción penal para la persecución de los delitos leves. La novedad que supone la introducción de principio de oportunidad reglada y la necesidad de determinar en cada caso si se trata o no de un delito leve, ha motivado las siguientes conclusiones de la FGE:

En los delitos leves públicos patrimoniales y en los que por afectar a bienes jurídicos personales tienen una o varias víctimas individualizadas, se seguirán las siguientes pautas generales:

– El archivo por razones de oportunidad sólo se solicitará si ninguna víctima denuncia o manifiesta un interés explícito en la persecución del hecho, salvo en aquellos casos en que su postura se pueda estimar infundada, irracional o arbitraria. La mera afirmación de “quedar enterado” del ofrecimiento de acciones no será impedimento para solicitar el archivo.

– Cuando la víctima manifieste en el atestado policial o en el juzgado su deseo de no ser citada a juicio o su voluntad de que el procedimiento no siga adelante, se interesará el archivo por motivos de oportunidad, salvo que subsista un interés público necesitado de tutela conforme a los criterios apuntados en esta Circular. No se solicitará el archivo por motivos de oportunidad de los procedimientos incoados por actos de violencia física y psíquica cometidos en el núcleo de convivencia familiar, salvo casos excepcionales.

Vía| BOE

En QAH| La reforma del Código Penal: faltas y los delitos leves (I)La reforma del Código Penal: faltas y los delitos leves (II)

Imagen| Código Penal

RELACIONADOS