Jurídico 


La reforma del Código Penal: faltas y delitos leves (I)

Una de las reformas legales que más comentarios y polémicas ha generado en el último año ha sido la reforma del Código Penal, aprobada mediante la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo y  que entrará en vigor el 1 de julio de 2015. La norma supone una profunda revisión del articulado del Código Penal, ya que modifica 252 de sus artículos y suprime otros 32. En este artículo y los siguientes se realizará, desde un punto de vista práctico, un análisis de los aspectos más destacados de la reforma.

Reforma Código Penal

Reforma Código Penal

Una de las más conocidas, y polémicas, novedades de la reforma es la desaparición del Libro III correspondiente a las faltas que tal y como señala el Preámbulo de la ley, ello tiene como fundamento dos razones heterogéneas pero de gran peso práctico: el principio de mínima intervención punitiva (que lleva a la expulsión del Derecho sancionador Penal a una serie de conductas , coherente con el principio de intervención mínima de la justicia penal), estableciendo el legislador que “debe ser reservado para la solución de los conflictos de especial gravedad“, y la descongestión de los Juzgados de Instrucción al eliminarse su conocimiento de miles de asuntos penales que pasan a considerarse infracción administrativa, según explica el Preámbulo.

Una parte de las faltas desaparecen del ámbito de aplicación del Derecho Penal, convirtiéndose en meras infracciones administrativas, mientras que otras han pasado a tipificarse como delitos leves, cuyo plazo de prescripción se incrementa desde los seis meses anteriores a un año, y el enjuiciamiento de los nuevos delitos leves sigue sometido a la regulación de los juicios de faltas ante los Juzgados de Instrucción, con modificaciones que permitirán a la Policía Judicial citar de forma inmediata ante el Juzgado de Guardia en delitos leves de lesiones, maltrato de obra, amenazas, coacciones o injurias, y la posibilidad de habilitar a los jueces que, a petición del Ministerio Fiscal, yaloradas la escasa entidad del hecho y la falta de interés público, acuerden el sobreseimiento del procedimiento.

Queda pues, después de la reforma, una sola infracción penal, el delito, pero con tres categorías en función de la pena: delitos graves, delitos menos graves y, esta es la novedad, delitos leves, introduciéndolos habitualmente como subtipos atenuados del tipo básico (lesiones, amenazas, coacciones, hurto e infracciones contra el patrimonio, etc.), manteniendo la misma redacción en la descripción de delito leve que la actual de la falta.

Las penas serán, por lo general, las mismas como delito leve que las ya existentes en faltas suprimidas (localización permanente, trabajos en beneficio de la comunidad, retirada del permiso de conducir o de tenencia de armas hasta 1 año, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión o comercio que tenga relación con los animales o incluso la tenencia de los mismos, privación de residencia, prohibición de acercamiento o prohibición de comunicación hasta 6 meses y, más habitualmente, multa hasta un máximo de tres meses), si bien existen situaciones en las que se eleva la pena que conllevaban las faltas, mientras otras quedan destipificadas. En el próximo artículo, veremos cómo quedan ahora las conductas hasta ahora tipificadas como faltas.

Vía| BOE Código Penal

En QAH| La reforma del Código Penal: faltas y delitos leves (II) 

Imágen| Faltas y delitos leves

RELACIONADOS