Economía y Empresa, Jurídico 


¿La reducción de los tipos de interés oficiales por parte del BCE ayudará a reactivar la economía?

El máximo responsable del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunció ayer en Bratislava la reducción de los tipos de interés oficiales. La medida no ha sorprendido ni a los mercados financieros ni a los analistas, que esperaban una respuesta explícita por parte de la institución monetaria a los últimos datos macroeconómicos registrados en la Eurozona, que apuntan a tasas de desempleo crecientes y a un estancamiento del PIB.

Mario Draghi-euro

¿Qué son los tipos de interés oficiales?

En primer lugar, procede recordar que el BCE, como cualquier banco central – la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos y el Banco de Inglaterra -, ostenta el monopolio sobre la creación de dinero. Eso implica que es la única institución de la Eurozona que puede establecer los tipos de interés oficiales. Además, se trata de una organización independiente, no sujeta a ningún gobierno.

Entendemos por tipos de interés oficiales los siguientes:

1. El tipo de interés aplicable a las operaciones de financiación en todos los países de la Eurozona. En este caso, el tipo se ha rebajado en 0,25 puntos porcentuales, situándose al mínimo histórico del 0,5%, más cerca del 0,25% que marca la Fed, y al mismo nivel que el 0,5% que establece el Banco de Inglaterra para la libra.

2. El tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito. El BCE actúa como “ventanilla de emergencia” para los bancos comerciales; esto significa que cuando estos necesitan proveerse de liquidez, como última instancia pueden recurrir al BCE, quien presta a los bancos por un plazo máximo de 24 horas a cambio de garantías. Este tipo de interés también se ha reducido en 0,5 puntos porcentuales, y a partir del 8 de mayo se situará en un 1%.

3. El tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito, a través de la cual los bancos pueden depositar sus excedentes de liquidez en el BCE por un plazo máximo de 24h. Este tipo se mantendrá sin cambios en el 0%, nivel en el que se encuentra desde julio de 2012.

¿Qué implica una reducción de los tipos de interés oficiales?

La reducción de los tipos de interés oficiales afecta directamente a los tipos de interés del mercado monetario, esto es, al precio que los bancos comerciales pagan al BCE para pedir prestado dinero. Este precio se traslada indirectamente a los tipos de interés de los créditos comerciales que reciben consumidores y empresas. Teóricamente, cuanto más bajo sea el tipo de interés oficial, más bajos serán también los tipos de interés comerciales.

Cabe recordar, no obstante, que los tipos de interés de mercado se calculan a partir de:

1. Tipo de interés de referencia, en muchos casos el Euribor, que no es más que un índice de referencia que mide el coste medio que tienen los bancos al prestarse dinero entre ellos. Este índice fluctúa evidentemente a partir de la evolución de los tipos de interés oficiales fijados por el BCE: cuanto menor sea el coste del préstamo interbancario, menor será el Euribor y, por tanto, este menor coste se verá reflejado en un tipo de interés de mercado más bajo.

2. El precio base, que responde al coste de los bancos de financiarse en los mercados financieros. Este coste está estrechamente asociado a la prima de riesgo de cada país, por lo que, para los bancos alemanes o holandeses será más barato financiarse que para los bancos griegos o españoles.

3. El diferencial de riesgo, que se calcula a partir de la capacidad de devolución de la empresa o del particular.

4. El coste de las comisiones de apertura del préstamo, amortización anticipada, etc.

¿La reducción de los tipos de interés oficiales ayudará a reactivar la economía?

Por definición, una reducción de los tipos de interés provoca que pedir dinero prestado sea más barato, y por tanto facilita el crédito y desincentiva el ahorro. Ahorrar con tipos de interés bajos no es tan atractivo porque el dinero que depositamos en el banco no nos da el mismo rendimiento que con tipos de interés más elevados. Por lo tanto, ante tipos de interés cercanos a cero, los individuos y las empresas priorizaran el consumo al ahorro. Con los indicadores de consumo privado por los suelos, sin duda la economía de la Eurozona, y la española en particular, agradecería una reactivación del consumo (aunque cabe tener en cuenta que si este incremento es en base al crédito también se dispararía la deuda privada, una de las principales causas de la crisis actual).

The Eurozone Crisis Deepens As Greece Attempts To Avoid BankruptcySin embargo, como hemos analizado en el anterior apartado, la reducción de los tipos de interés oficiales no se traduce directamente en los tipos de interés de mercado. Hay muchas otras variables en juego, como es el índice de morosidad de la economía (un 11% en España, considerado “riesgo de emergencia”) o la prima de riesgo.

En este sentido, podemos decir que, aunque existe una única política monetaria en la Eurozona, las condiciones monetarias están fragmentadas. Por un lado, los países del Norte y el Centro (Escandinavos, Francia y Alemania), mantienen primas de riesgo reducidas y bajos índices de morosidad, hecho que facilita a sus bancos financiarse en los mercados financieros y reduce los tipos de interés aplicados a los créditos a consumidores y empresas. Por otro lado, los países del Sur y de Periferia (España, Grecia, Portugal, Italia) registran primas de riesgo elevadas e índices de morosidad también altos.

En conclusión, no podemos afirmar rotundamente que la reducción de los tipos oficiales reactive las economías europeas, especialmente las más deprimidas, ya que el BCE no puede garantizar que el flujo de crédito llegue a la economía real (familias y empresas). En este sentido, la política monetaria del BCE es menos intervencionista que la de la Fed o la del Banco de Inglaterra, quienes inyectan liquidez a la economía comprando bonos del estado (la llamada monetización de la deuda) o a través de “quantitative easings”, es decir, compra de activos directamente a los bancos comerciales.

Por otro lado, las políticas fiscales también juegan un papel clave en la salida de la recesión. El mismo Mario Draghi, presidente del BCE, ha criticado la subida de impuestos por parte de algunos estados que pretenden así reequilibrar sus déficits presupuestarios. En este sentido, Draghi ha recomendado reducir el gasto y aplicar reformas estructurales antes que subir impuestos.

Vía | Banco Central Europeo: Nota de prensa del 2 de mayo de 2013

Imágenes | The Guardian | Financial Times

Más información| El País | Reuters

En QAH | ¿Qué es el Banco Central Europeo? | ¿Cómo funciona la política monetaria del BCE? | Decisiones de política monetaria: ¿qué son los tipos de interés oficiales? | ¿Qué relación existe entre el tipo de interés oficial, el Euribor y el coste de las hipotecas? | Aprender con la crisis: dinero, bancos centrales y banca de inversión (II) | Historia de dos bancos: la Fed y el Banco Central Europeo  | ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? (VII)

RELACIONADOS