Economía y Empresa 


¿La reducción de impuestos animará el consumo?

 

robert-barro

El economista Robert Barro

Hace unos días, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, señaló que bajaría los impuestos para fomentar el consumo. Una rebaja impositiva implica que la gente dispondrá de más renta para poder gastar y, por ende, incrementará su consumo. O al menos eso pensaban todos los estudiosos hasta los años 70 del siglo XX, cuando el economista norteamericano Robert Barro formuló una teoría en contrario, conocida como “Equivalencia Ricardiana“: cuando el gobierno lleva a cabo una reducción de impuestos financiada con deuda, los individuos previsores no alterarán su consumo porque saben que esa renta que ganan hoy… la perderán mañana.

Según esta hipótesis, los sujetos consideran un horizonte temporal muy largo: para decidir lo que consumen y ahorran hoy, tomarán en cuenta no sólo sus ingresos actuales sino también la renta que esperan recibir en el futuro. Además, los sujetos conocen muy bien la restricción presupuestaria del Estado: saben que la deuda pública de hoy tendrá que ser devuelta mañana

¿Qué ocurre si el gobierno decide reducir los impuestos y para ello se endeuda más? El individuo racional se percata de que dispone de mayor renta para gastar hoy pero también de que la mejora es engañosa: el gobierno se verá obligado en el futuro a aumentar los impuestos para devolver esa deuda. El pensamiento que ronda por la cabeza del consumidor ricardiano es “menos impuestos hoy significan más impuestos mañana, es decir, hoy tengo más renta disponible pero mañana tendré menos” Este individuo tan previsor considerará que los ingresos a lo largo de su vida no ha cambiado: lo que hoy le dan, mañana se lo quitan. Y decidiría ahorrar toda esa renta adicional para pagar los impuestos futuros. Ergo, siguiendo a Robert Barro, una reducción de los impuestos no alterará el consumo.

¿Se observa en la realidad la equivalencia ricardiana? Las investigaciones muestran que no todos los individuos son tan previsores y ultrarracionales como pensaba Barro, aunque haya un porcentaje que lo sea. La hipótesis se cumple sólo parcialmente. Por tanto, la rebaja de impuestos animará efectivamente el consumo presente, siempre condicionado a que algunos de nosotros desdeñemos las consecuencias futuras de la deuda pública. Aun así, el ingenioso economista americano apuntó una idea fundamental: si el gobierno rebaja los impuestos sin reducir el gasto, es decir, se endeuda… a la larga los contribuyentes no ganamos nada.

Vía | Investigaciones Económicas

Más información | Instituto de Estudios Fiscales

Imagen | Robert Barro

En QAH | La equivalencia ricardiana o porque el gasto publico debe contenerse

RELACIONADOS