Economía y Empresa, Finanzas 


La recapitalización de los bancos en Europa

Sólo han pasado unos días desde que vimos a Angela Merkel, Nicolas Sarkozy, Silvio Berlusconi y demás dirigentes europeos salir con ojeras de la cumbre de la Unión Europea, ocasión que parece, o al menos parecía ser el borrón y cuenta nueva definitivo para Europa. Los periódicos de todo el mundo se mostraban optimistas por las medidas tomadas: una ampliación del fondo de rescate, la fijación de la quita griega y el protocolo para la recapitalización bancaria. La bolsa se levantó esa mañana con la mejor de las caras, con índices bursátiles que daban un respiro a Europa y se mostraban esperanzadores. Parecía que ya habíamos tocado fondo y nos disponíamos a salir a la superficie. La pregunta que todos nos hacíamos era: ¿La inyección de liquidez en los bancos de la zona euro es el comienzo del ansiado renacimiento europeo o volveremos a vernos en otra recesión? Me temo que la primera opción sigue siendo utópica. Y será en este artículo donde expliquemos el porqué.

La crisis de la deuda de los países de la zona euro se ha transformado en una crisis bancaria. ¿Pero como paliar esa crisis de los bancos? Una recapitalización, y además urgente, parece ser la única salida. Con la actual situación de los mercados de valores en toda Europa, los actuales gobiernos son los únicos capaces de aglutinar los recursos financieros necesarios para efectuar dicha recapitalización. Para ello, deberán emitir más deuda. El resultado será un mayor endeudamiento de los países, y a su vez un empeoramiento de la contabilidad de los bancos, principales poseedores de bonos estatales -además, no hay que olvidar que los bancos españoles son los que más deuda soberana han comprado, razón por la que siempre han estado en el punto de mira-. Por tanto, nos encontramos en un bucle infinito, como “una pescadilla que se muerde la cola”.

¿Pero alguna solución habrá? Se preguntarán muchos. Sí que existe tal  solución, y esta se encuentra en manos del BCE (Banco Central Europeo), único capacitado para parar este círculo vicioso.  Esta solución radica en la intervención en los mercados de bonos de la eurozona, es decir, fijando unos precios mínimos para estos títulos. Estas medidas sembrarán confianza en los mercados y los inversores dejarán de vender bonos al ver que el declive del precio de los mismos tiene un límite.

Una correcta y oportuna mediación del BCE conseguirá solucionar la crisis de la deuda soberana y la consecuente crisis bancaria que hoy por hoy sigue acechando a la Unión Europea.

Vía| Periódico El Economista

Imagen| Bucle

En QAH| La crisis de la deuda

RELACIONADOS