Jurídico 


La readmisión del trabajador

La readmisión del trabajador

La readmisión del trabajador

Declarada la improcedencia de un despido, conforme al artículo 56 del ET, el empresario tiene la decisión en el plazo de 5 días desde la notificación de la sentencia, de optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización.

Artículo 56.1 ET: Cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización equivalente a treinta y tres días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año, hasta un máximo de veinticuatro mensualidades. La opción por la indemnización determinará la extinción del contrato de trabajo, que se entenderá producida en la fecha del cese efectivo en el trabajo.

 Parece ser que hasta aquí queda claro pero, ¿qué ocurre si la readmisión se ofrece antes de que el trabajador presente su papeleta de conciliación?

Anteriormente, algunos Tribunales consideraban que la readmisión ofrecida antes de que el trabajador impugnara la decisión extintiva de la empresa, dicha readmisión era procedente. Entendiendo que el efecto extintivo de la relación contractual está en suspenso, en virtud del principio de conservación del puesto trabajo. No obstante, el Tribunal Supremo a través de la Sentencia de Unificación de Doctrina de fecha 07/10/2009, estableció dos requisitos para que el ofrecimiento de la readmisión por parte de la empresa fuera vinculante:

  1. Que la empresa haya sufrido un error en que concurran todos los requisitos exigibles para invalidar el consentimiento otorgado (error esencial, excusable y no imputable a quien lo alega).
  2. Que de aceptar la oferta, el trabajador quede en idéntica posición de derechos que la que tenía con anterioridad.

Se puede apreciar pues, que la retractación de la empresa antes de dictarse sentencia en que se determina la improcedencia del despido, no tiene cobertura legal. Pero, ¿tiene la obligación el trabajador de volver a su puesto de trabajo una vez la empresa ofrece la readmisión del mismo? Se ha proclamado por nuestro más alto Tribunal que el ofrecimiento de readmisión llevado a cabo por la empresa no restablece el contrato extinguido y que el rechazo por el trabajador de la readmisión no equivale a la dimisión, del mismo modo tanto si la oferta se hace en trámite de conciliación extrajudicial (mediación y arbitraje y conciliación “administrativa”), judicial, e incluso antes de presentar la papeleta de conciliación (Sentencias del Tribunal Supremo de 03/07/2001, 11/12/2007 y 07/10/2009).

No es posible que por una decisión unilateral empresarial posterior con ofrecimiento de readmisión se restablezca un vínculo contractual ya roto e inexistente, y aún menos la negativa del trabajador a reincorporse implica la dimisión de éste por cese voluntario. La relación laboral que surge entre empresario y trabajador tiene por causa un contrato de naturaleza bilateral y consensual, lo que supone que su formalización exige la libre aceptación por ambas partes.

 ¿Qué ocurre si la retractación empresarial se produce durante el período de preaviso? En éste supuesto la readmisión se produce antes de la extinción de la relación contractual, es decir, la relación laboral se encuentra vigente y el trabajador sigue prestando sus servicios. En este caso es inaplicable la doctrina antes descrita porque la misma se ha dictada para aquellos supuestos en que la retractación se produce tras la extinción del contrato, tras la efectividad del despido que tiene lugar el día del cese en el trabajo.

Por lo tanto, como el contrato permanece vivo mientras el despido no produce sus efectos, cabe concluir que la retractación empresarial producida antes de que llegue ese momento (durante el preaviso), es válida y produce como efecto principal el de que el contrato no llegue a extinguirse, todo en ello en virtud del principio de conservación del puesto de trabajo.

El preaviso es simplemente un anuncio de que próximamente se va a rescindir el contrato. El contrato no se extingue sino hasta el día en que se decide el cese de la relación contractual y liquidación de la misma, conforme al art. 49.2 del ET.

En suma, al no producirse la extinción de la relación laboral, el trabajador tiene la obligación de seguir prestando sus servicios pues, en caso contrario, la empresa podría despedirlo por faltas injustificadas al puesto de trabajo o dimisión o abandono del mismo.

 

Vía| ellaboralista, expansionyempleo, grupogieopina

Imagen|blogspot

RELACIONADOS