Jurídico 


¿La próxima reforma fiscal adoptará nuevas medidas de apoyo a las Pymes?

¿Cuál será el efecto de la Ley de emprendedores en la creación y desarrollo de las pymes?

¿La próxima reforma fiscal adoptará nuevas medidas de apoyo a las Pymes?

En el “Retrato de las PYME 2014”, efectuado por la Dirección General de Industria y de la PYME, basado en los datos del Directorio Central de Empresas (DIRCE), a 1 de enero del año 2013 había en España un total de 3.142.928 empresas, de las cuales 3.139.106 son pymes, esto es, el 99,88% del tejido empresarial español.

De todas ellas, el 95,5%, es decir, 3.049.707, son MicroPymes, de 0 a 10 empleados, grupo en el que tienen un importante peso las empresas más jóvenes con menos de dos años de antigüedad. Las Empresas Pequeñas (entre 10 y 49 empleados) son 121.601 y las Empresas Medianas, 20.108, entre 50 y 249 empleados.

La característica más notable de estas empresas es su contribución a la generación de empleo, cerca del 63% del total de trabajadores, facilitando una distribución de los recursos más equilibrada y sostenida. En particular, las de menor dimensión son las que emplean el mayor número de trabajadores.

En definitiva, los pequeños empresarios y los emprendedores son el motor fundamental de España, con 8.488.179 de puestos de trabajo en la actualidad, pero, además, más de 10 millones de personas dependen de ellos.

Sin embargo, según el INE resulta que la crisis, en el periodo 2008-2013, está afectando especialmente al empleo generado por las pequeñas empresas (30% de reducción). El espíritu emprendedor de nuestra sociedad, es la clave para volver a crear esos puestos de trabajo destruidos e impulsar su crecimiento hacia el futuro. Sin embargo, hoy en día las empresas tienen que ser innovadoras para ser competitivas, lo cual es muy difícil para las pymes, que no suelen disponer de financiación para ello. Normalmente, no tienen importantes activos físicos (maquinaria, edificios, etc.) con los que garantizar un préstamo, sus activos fundamentales son intangibles y éstos no aparecen en sus balances.

En la Ley 14/2013, de 27-09, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, se adoptan medidas que suponen avances importantes, si bien no parecen suficientes. Así los afectados y especialistas consideran se ha  perdido la oportunidad de realizar un cambio decisivo para las generaciones futuras.

Las críticas se orientan en el sentido de que la multiplicidad de normas complica la actividad de los emprendedores, se dificulta que una empresa pase de 50 empleados; que faltan incentivos especiales para la contratación laboral; no ha profundizado en temas como la formación; que las grandes empresas tienen infinidad de rendijas por donde escabullirse del impuesto de sociedades y acaban pagando menos que las pequeñas. También se denuncian carencias en el fomento de la inversión privada, considerando que los incentivos fiscales para los “business angels” resultan insuficientes para el riesgo que asumen, demandando la creación de sociedades de inversión con bonificaciones fiscales atractivas. En cuanto a la figura de las microempresas de estudiantes señalan que se debería incluir una  implicación directa de empresarios.

En el avance de la reforma fiscal, que se presentará próximamente, se incluye la bajada del tipo de Sociedades de las grandes empresas del 30% al 25%, gradualmente a lo largo de 2 años, de manera que, todas las empresas, tendrán el mismo tipo máximo. Las empresas más grandes y multinacionales, sobre todo las del Ibex 35, según ha denunciado Cristóbal Montoro en el Congreso, se acogen a tantas deducciones que al final su tipo real está en torno al 4%, muy lejos de ese 30% nominal. En este sentido, la idea de esta reforma pasa por acercar el tipo nominal al real.

Lo que se desconoce hasta la fecha es si se adoptarán nuevas medidas respecto a las Pymes, subsanando las deficiencias apuntadas, dado que la falta de financiación y la presión fiscal que soportan son dos de sus principales problemas que necesitan solución de inmediato, junto a la formación profesional dual, mediación y arbitraje, factores clave para consolidar el despegue económico.

Por ello, sería loable que, en la nueva reforma, se mejorasen las previsiones de la Ley de emprendedores -todas las iniciativas que se adopten al respecto, nunca serán suficientes-, dado que las Pymes, especialmente las de menor dimensión, son merecedoras de un apoyo excepcional, tanto del gobierno, como de las Administraciones, agentes públicos y privados, a la vista de su esencial contribución a la creación de empleo y desarrollo económico en nuestro país.

Vía|  Retrato de las PYME 2014

Más información| Expansión , El País

Imagen| pymes

RELACIONADOS