Cultura y Sociedad, Historia 


La Proclamación de la II República

 

El 14 de Abril de 1931, hace exactamente 82 años, tuvo lugar en España la proclamación de la II República. Se trató  de uno de  los acontecimientos más importantes, desde el punto de vista político y jurídico, que tuvieron lugar en nuestro país a lo largo del siglo XX. Dando forma a un periodo convulso, muy marcado por la ideología, y por la esperanza de construir una sociedad que rompiese con las desigualdades que arrastraba España desde tiempos inmemoriales.

Para entender el porqué de este importante cambio de régimen, se hace necesario analizar el contexto de los años anteriores. En este sentido, la llamada Monarquía Restauracionista de Alfonso XIII había perdido toda legitimidad como consecuencia de dos factores: La permisividad respecto de la Dictadura de Primo de Rivera, y el fracaso  de la “Dictablanda” del general Berenguer. Tras dicho fracaso, el rey Alfonso XIII nombró Presidente al almirante Juan Bautista Aznar, el cual planteó un calendario electoral, con una fecha que quedaría marcada en los libros de historia: el 12 de abril, día en el que tendrían lugar unas elecciones municipales que cambiarían el curso de España.

13_d'abril_portada

“El Heraldo de Madrid” el 13 de abril de 1931

 

El resultado de estas elecciones fue inesperado para el Gobierno provisional y para el mismísimo rey Alfonso XIII. Resultaron elegidos más concejales monárquicos que republicanos, como consecuencia del caciquismo que seguía imperando en las zonas rurales. Pero sin embargo, las candidaturas republicano resultaron vencedoras en la gran mayoría de las capitales de provincia, dejando entrever que, en aquellas localidades donde no había presión caciquil, el empuje republicano se había impuesto sobre la tradición monárquica.

Tras unos primeros compases de incertidumbre en los que el Gobierno mantuvo intensas reuniones para intentar atajar la situación,  destacaron las palabras del Presidente Aznar, el cual,  cuando se le preguntó acerca de la existencia de crisis institucional, respondió del siguiente modo: “¿Qué si habrá crisis? ¿Qué más crisis desean ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y se despierta republicano?”. El rechazo del pueblo hacia la monarquía era un hecho, y poco o nada podía hacer el rey Alfonso XIII ante las masas, que paulatinamente, se echaron a la calle a celebrar la victoria republicana.

Éibar fue la primera ciudad en abrazar la República. En la madrugada del 14 de abril, a las seis y media de la mañana, se izó la bandera tricolor en el Ayuntamiento de dicha localidad vasca. Este hecho fue seguido por la proclamación de la República en numerosos ayuntamientos españoles, donde destacaron los casos de ciudades como Valencia o Barcelona, donde se llegó a celebrar la proclamación de la República Catalana.

Proclamación de la II República en Madrid

Proclamación de la II República en Madrid

De las celebraciones que tuvieron lugar en la práctica totalidad del territorio español, se desprende el hecho de que la proclamación de la República, fue acogida con entusiasmo por la mayoría de la población. Ante esta tesitura, el rey Alfonso XIII, antes de abandonar España hacia el exilio,  dejó escrito un comunicado que se haría público el 16 de Abril,  aduciendo lo siguiente: “Las elecciones celebradas el domingo, me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo […]. Hallaría medios sobrados par mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes la combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro, en fraticida guerra civil […]. Espero conocer la auténtica y adecuada expresión de la conciencia colectiva, y mientras habla la nación, suspendo deliberadamente el ejercicio del poder real y me aparto de España, reconociéndola como única señora de sus destinos.”

La II República se instauró de forma inmediata como claro ejemplo de madurez política  a los ojos del mundo. El cambio de régimen se produjo mediante un procedimiento  pacífico, pero a pesar de ello, le sucedieron cinco crispados años en los que quedó palpable como las clases altas españolas se negaban a perder los privilegios que las políticas republicano-socialistas intentaban arrebatarles, hasta tal punto que la legalidad democrática republicana acabó sucumbiendo al Golpe de Estado militar de 1936.

 

Vía|  Santos, J. (2009). La Constitución de 1931. Madrid: Iustel. pp. 25; 129

Más Información| Gabriel, J. (1976). La República Española y la Guerra Civil, 1931-1939 (2ª edición). Barcelona: Crítica. pp. 43.

Imagen| Proclamación de la República en Madrid, Periódico 13 de Abril de 1931

 

 

RELACIONADOS